Valparaíso, conocida como la “Joya del Pacífico”, ha sido retratada por miles de artistas con pincel, pluma y guitarra.

Ciudad chilena, cuyo centro histórico es patrimonio de la humanidad, y que se entrelaza por calles estrechas que forman parte de su azarosa arquitectura que atrae a miles de turistas. Tierra de inmigrantes, vida de puerto, de esfuerzo y hogar de tantos pescadores. Manos hábiles de uno de los oficios más antiguos de la historia.

En sus barcas no hay oro ni espadas, tan sólo redes y su trabajo. Hombres  llamados a remar mar adentro, donde las olas sacuden la barca y el alma se estremece. En esta peligrosa travesía, donde todo depende de la estabilidad de un bote, ellos saben que no están solos porque con ellos va otro que se embarcó aún en peores tormentas.

Es San Pedro, patrono de pescadores, cuya fiesta se celebra en distintas caletas y puertos del mundo. Un hombre sencillo y humilde, terco como una mula, pero que, paradójicamente, pese a su fragilidad, fue escogido por Cristo para ser la roca firme donde fundó la Iglesia.

Los pescadores agradecen al santo por velar por la seguridad en la faena y le piden una abundante pesca para el año en el mes de junio.

¿Por qué confían tanto en él? ¿En qué podría ayudarles esta imagen para sobrevivir en medio del mar?

Conoce la historia y los personajes que encontramos investigando sobre la fiesta de San Pedro en www.tesorosdelpueblo.cl

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.