En la vida hay tiempos de sequía, de árboles sin frutos, de tierras estériles. Cuando llega la angustia, la ansiedad, los miedos o la soledad.

Frente a esto, para algunos existe una paz que sobrepasa todo entendimiento. En las fatigas renuevan sus fuerzas. Se afligen pero no se agobian. Siendo débiles se convierten en fuertes.

Dicen que en el sur de Chile, en la ciudad de Yumbel, existe un guerrero que entrena con las mejores armas para enfrentar todas las adversidades.

Si bien no es necesario pedir cita para ser recibido por él, la mayoría acude a verlo cada 20 de enero y 20 de marzo.

Su nombre es Sebastián y aseguran que quien le pide ayuda nunca queda defraudado porque sobre su rango existe otro más poderoso que habría peleado la más grande de las batallas.

Un soldado que protege con un escudo invisible a esta tierra fértil favoreciéndola con insospechadas cosechas abundantes.

Conoce la historia y los personajes que encontramos investigando sobre esta fiesta en www.tesorosdelpueblo.cl

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.