Zapatillas grises, celestes, rojas o blancas, deportivas o urbanas, gastadas o nuevas, sencillas o sofisticadas ¿La verdad? En esta ruta esas diferencias poco importan. Todo se funde en un río imparable de peregrinos donde el origen, la apariencia o las clases sociales quedan olvidadas muy atrás del camino.  

Aunque son muchos el sendero es el mismo y alcanza para todos. Aquí lo que importa es ponerse a caminar. Quién gane tampoco es relevante, incluso creen que los últimos serán los primeros.

Lo más extraño de todo es lo inexplicable de su meta…Renuncian a su comodidad y se levantan a las 4 de la madrugada, un día sábado, para viajar algunas horas en bus, luego caminar 27 kilómetros para finalmente, cansados y con las últimas fuerzas, llegar a visitar una tumba.

Sí ¡Una tumba! ¿Qué podría tener eso de atractivo y cautivante? ¿Es acaso una moda, un deporte o un entretenido paseo? ¿o será simplemente porque muchos lo hacen?

Y no son pocos… Cerca de 80 mil peregrinan el tercer sábado de octubre de cada año al Santuario de Santa Teresa de Los Andes en Chile, a 70 km de Santiago.

La mayoría son muy jóvenes ¿Qué es lo que verdaderamente los mueve en su andar? ¿Valdrá la pena el esfuerzo?

Conoce la historia y los personajes que encontramos investigando sobre esta peregrinación en www.tesorosdelpueblo.cl

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.