Hoy hay muchas personas que afirman que la pornografía no hace daño.
A todas esas personas las invito a que revisen un poco de estudios científicos para que descubran que hoy más del 60% de los matrimonios que terminan es por uso y abuso de la pornografía.
Si, puede ser un tema tabú, pero la pornografía y el matrimonio no son una combinación sana.
Les voy a explicar 5 razones por las cuales ver pronografía destruye el matrimonio:
Primero, la pornografía destruye la confianza; y esto que les digo está sustentando por varios estudios y ¿saben por qué? porque cuando uno ve pornografía lo hace a escondidas y ese secreto hace que surja la desconfianza, sobre todo cuando la otra persona lo descubre. Si me miente cuando ve pornografía, entonces, cuantas cosas mas me ocultará.
Segundo, la pornografía obstaculiza la intimidad emocional, lógico, si uno está acostumbrado a ver las relaciones sexuales como en una pantalla con alta definición ¿cómo va a ser cuando esté cara a cara y en la vida real con su esposo o su esposa?
Cuando uno ve pornografía ve al otro como un objeto ¿por qué? porque todo lo ve sexo y ya no ve que el encuentro entre esposos es hacer el amor.
Tercero, destruye el autoestima y, es lógico, si te vas a comparar con una actriz o con un actor porno, evidentemente, tu físico no te va a parecer tan bueno, de hecho, los que ven pornografía se creen menos atractivos de lo que realmente son. No solamente es un tema de autopercepción, si tu ves pornografía y comparas a tu pareja con un actor o un actriz evidentemente no va a salir ganando.
La cuarta consecuencia de ver pornografía es que genera egoísmo, ver pornografía promueve el egoísmo porque solamente estás pensando en recibir y no en dar y una relación en la que solo se busca recibir no dura mucho tiempo.
Y el quinto consejo es que la pornografía si degrada a las mujeres, si realmente queremos que haya igualdad tenemos que darnos nuestro lugar. Nosotras no somos un objeto de placer, no somos un objeto de película, está comprobado que cuando un hombre ve pornografía quiere que su pareja sea sumisa y esté subordinada a él, ¿para qué? para complacer sus deseos, si, esos que les provoca la película.
Y de hecho hay muchas imágenes o películas en las cuales, efectivamente, la mujer aparece subordinada, dominada y abusada para el placer del hombre.
No estoy exagerando, si no me creen busquen información. El matrimonio y la pornografía son pésimos compañeros.

© 2017 – Giuliana Caccia Arana para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Giuliana Caccia Arana

Giuliana está casada y tiene dos hijos. Comunicadora social (Universidad de Lima) y Master en Matrimonio y Familia (Universidad de Navarra, España), es creadora de La Mamá Oca y autora del libro “Educación en serio. Reflexiones para ser los padres que nuestros hijos necesitan” (Ed. Planeta/Sello Diana). También es Directora del área de Familia del CEC.

View all posts

Add comment

Deja un comentario