Oye, es que te puedes llegar a morir, la frase zalamera que me dijeron el otro día por estas aplicaciones, te la voy a leer, porque es terrorífica:

“¡Hola que tal!” le digo yo. Hola bella”… partimos más o menos mal… Hola, ¿cómo estás? ¿Qué tal el lunes?”. “La verdad, ¡mejor que en años!”. Y yo le pongo… “¿Cómo es eso? ¿Por qué tanto cambio? ¿Renunciaste a tu pega? ¿Te fuiste de viaje? ¿Qué onda?”. “Me hablaste tú! ¡Ja, ja, ja!”… Ya…

Es que te prometo, ¿qué onda? ¿Qué onda los hombres? Le he hablado harto a las mujeres, pero esta vez les voy a hablar los hombres.

¡Oye! ¡Qué onda! Es como que de un minuto a otro nos fuimos a México… o sea, de Chile nos fuimos a México… y oye… a ver, yo soy una mujer super romántica, mis amigos me conocen, debo ser una de las pocas chilenas que le gustan las rosas rojas y los mariachis, ¿ya? Yo debería haber nacido en otro país, está claro. Pero igual, esta cuestión de que tan rápido se pongan zalameros… no sé… hay… te voy a leer otra frase, que te juro que me dejó mal… la guardé de hecho, porque fue muy… muy, muy fuerte. Le pongo… este era un gallo que estaba, ponte tú, que al lado de mi pega, ¿cachai? Entonces, nos pusimos a conversar… “¿Qué tal? Bien y tú… ¿dónde estás?”… entonces me pone: “¿Dónde estás?”. En mi pega trabajando… ¿tú?”. “En el auto… deja ir a raptarte… guapísima… qué ganas de raptarte!”… ¿¡Qué onda!?

¿Y eso funciona conmigo?… ¡no! ¡No! ¡Y ojo, no debe funcionar con ninguna! O sea, hombres… por favor, ¡sean auténticos! Sí, a ver, ¡la mejor manera de conquistar a una persona, es siendo auténtico! Y siendo auténtico, desde el principio hasta el final.

O sea, yo siento que, yo soy super pro a estas aplicaciones y lo he dicho varias veces, pero… ¡El pavo tiene que sacar las plumas en la cita! Cuando te juntas con la persona, no al principio, porque si al principio tú sacas estas frases zalameras, de así como… “¡Hola guapa!”, o te preguntan 8 veces cómo te llamas en un pub, etc. Pucha, uno deja de creerle a la persona, entonces, un buen consejo para los hombres, de verdad, partan de manera sencilla, original, sabiendo del día de la persona, o sea, te juro que mis mejores relaciones han sido con personas que me preguntan de mi cotidianidad. Así como: “¡Hola! ¿Cómo estás?,¿Qué tal tu día? ¿Qué tal te fue? ¡Ah! Cuéntame de ti”. Simple, sencillo, o sea, no tienen para que adornarnos de flores. Nosotras ya sabemos que somos flores, ¡ojo! Pero no necesitamos más flores, ¿ya?

Háganla sencillo chiquillos, ¡lo van a lograr!

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.