Alfie Evans es un niño de casi 2 años y tiene una enfermedad muy rara.

La condición del bebé es delicada y no muestra mejoría.

El Tribunal Supremo de Reino Unido emitió este martes un dictamen en el que autoriza al equipo médico a desconectar a Alfie.

Sus padres, Tom y Katen tienen la esperanza de que sobreviva con un tratamiento especializado.

El Tribunal ya ha dado el mandato y lamentablemente hoy Alfie será desconectado.

“Nadie, repito, nadie en este país me va a quitar a mi hijo (…) Mi hijo tiene dos años y lo han sentenciado a la pena de muerte” dijo Tom frente al Tribunal.

¿Y tú, qué harías en esta situación?

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.