Hoy en Fe y Ciencia les traemos la vida del polaco Martín Gusinde:

¿Cómo estudiar una cultura si no hacemos parte de ella? Un verdadero apóstol es capaz de hacerse griego con los griegos, judío con los judíos y para el caso concreto, fueguino con los fueguinos. Esta actitud del P. Gusinde, nos remite a la invitación que desde el año 2015 nos hacía el Papa Francisco, a ser pastores con “olor a oveja”.

Martín Gusinde, sacerdote y etnólogo reconocido por sus investigaciones sobre diversos grupos étnicos, especialmente los de Tierra del Fuego, nace a fines del siglo XIX. Su juventud se desarrolla en el contexto de la primera guerra mundial. Allí descubre su vocación como sacerdote, siendo ordenado en el año de 1911 como parte de la Congregación del Verbo Divino.

Gusinde sabe utilizar sus conocimientos en ciencias naturales, biología y antropología para acercarse al estudio de pueblos indígenas de una manera asertiva, incluso llegando a integrarse como parte de dichas comunidades. En este sacerdote polaco encontramos cómo los conocimientos profesionales pueden ser valiosos instrumentos al servicio de la misión evangelizadora. En efecto, parte de las investigaciones de Gusinde pretendían encontrar las Semillas del Verbo en estos pueblos no civilizados.

Durante 6 años realizó cuatro expediciones a “Tierra del Fuego” en Chile, conociendo de cerca la cultura de los selk’nam, yámanas y kawéskar. Poco a poco, fue ganándose la confianza de los indios fueguinos. Incluso, llegó a pasar por algunos de sus ritos iniciales.

La inculturación de Gusinde en dichas culturas fue tal que pudo conocer su vocabulario y fonética, aprendió sus costumbres, conoció y comprendió sus leyendas, creencias, ritos y ceremonias. De hecho, según el propio Gusinde, participó en una ceremonia ritual de paso a la edad madura como uno más de ellos: “resolvieron finalmente admitirme bajo la condición de entrar como discípulo y de someterme a las prescripciones de su severo ritual”.

En 1923 sale de Chile y regresa a Austria, donde estudia etnología, antropología y prehistoria en la Universidad de Viena. Los siguientes 40 años los dedica a escribir su vasta obra sobre las poblaciones fueguinas, publicada en su obra titulada: “Los indios de Tierra del Fuego”, dedicadas a los pueblos Selknam, Yámanas y Alakaluf.

Para Gusinde, su obra significó el reconocimiento internacional, como resultado de lo cual recorrió el mundo dictando conferencias, como miembro de la Escuela Histórico-Cultural de Viena y realizó otros viajes de investigación.

En Gusinde encontramos un sacerdote, un científico y un apóstol, que es capaz de insertarse en lo más humano de una cultura, y encontrar allí las Semillas del Verbo, que permiten a los seres humanos encontrarse con la Verdad de Cristo y su Iglesia.

© 2016 – Claudia Cruzat para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Claudia Cruzat

Claudia Andrea Cruzat Riquelme (Santiago de Chile, 1987) es Técnico Nivel Superior Paisajista por el Instituto INACAP y posee diplomados en Doctrina Social de la Iglesia, Sagrada Familia (Pontificia Universidad Catolica) y Liderazgo Católico (Academia de Líderes Catolicos). Gran entusiasta de la naturaleza y la cultura, también es cantante soprano y ha participado en varios coros, como el de la Universidad de Los Andes. Participa desde el año 2004 en el Movimiento de Vida Cristiana (MVC), además de haber prestado servicios en diversas instituciones católicas, como la Pastoral Universidad Finis Terrae, en donde se desempeñó como Encargada de Formación y Jefa de Trabajos Sociales. Actualmente es ministra de comunión en la Parroquia Nuestra Señora de las Mercedes Vitacura. También actualmente es Asistente de Contenido en el CEC, en donde escribe artículos de Ciencia y Fe y Sacramentos.

View all posts

Add comment

Deja un comentario