Estrenada el 2018, es la película animada número 20 del estudio de animación Pixar, hoy perteneciente a Disney. Escrita y dirigida por Brad Bird (Los Increíbles, Ratatouille, el Gigante de Hierro), y producida por John Lasseter (fundador de Pixar, y productor ejecutivo de todas las películas animadas de dicho estudio, además de algunas de Disney, como Moana y Frozen).

El film es la continuación de la película “Los Increíbles”, y el relato de las aventuras de la familia de superhéroes Parr, justo exactamente en dónde nos dejó la primera parte.

Esta vez, un empresario multimillonario, junto con su hermana, deciden financiar y patrocinar el regreso de los superhéroes, con el objetivo de dejar sin efecto la ley que los prohibía, para que Mister Increíble, Elastic Girl, Frozone, y otros súper, puedan combatir el crimen libremente. Para ello, eligen a Elastic Girl, razón por la que Robert Parr (Mister Increíble) debe de quedarse en casa, cuidando a sus tres hijos, cada uno con un mundo de problemas. Violeta adolescente, Dash en medio de su vida escolar, y el bebé Jack Jack descubriendo sus poderes.

Al igual que su predecesora, esta película no es una simple película de héroes poderosos que combaten el crimen. El objetivo de Bird, fue continuar con la tónica antes tratada y traernos una historia centrada en los problemas reales y humanos de una familia con poderes extraordinarios que combaten el crimen.

Si bien es cierto, es una película dirigida a la familia, el argumento es bastante maduro en su planteamiento y desarrolla de manera muy equilibrada cada personaje, poniéndolos en situaciones en que deben poner a prueba, no solo sus poderes, sino que sus habilidades para tolerar, empatizar y apoyar al otro y especialmente a su familia.

La película tiene absolutamente de todo. Momentos realmente cómicos, sobre todo de la mano de Jack Jack, y la legendaria diseñadora de trajes de superhéroes Edna Moda; momentos emotivos; escenas de acción espectacularmente desarrolladas, haciendo gala de una animación increíble, que evoca mucho a las viñetas de los clásicos cómics de superhéroes; y por supuesto, la música, uno de los puntos más altos de la película. Música original, compuesta por el gran Michael Giacchino (Los Increíbles, Coco, Jurassic World), es ideal para cada escena de acción, complementando la atmósfera de los años ‘70 ambientada en la película, realmente nos transporta a cada lucha, hazaña, derrota y triunfo.

Eso sí, el film es bastante predecible, sobre todo en la figura del villano. La primera parte nos había asombrado con Sindrom, un inteligente y distorsionado villano, que sobre todo sorprendió bastante de principio a fin. Si bien es cierto, el villano en esta segunda parte está muy bien trabajado, con un carisma y poder a la altura de la película, el factor sorpresa que le había dado una nota distintiva a Sindrom, es mucho más débil. Con solo veinte minutos de película, es fácil adivinar y predecir quién será el villano, cuáles son sus motivos y sus pasos siguientes. Sin perjuicio de ello, igualmente es un tremendo personaje, que no opaca para nada la película.

Por último, una de las características más importantes que rodeaban a la primera parte, era el océano de referencias a los superhéroes y a los cómics. Por nombrar solo algunas: el nombre de la ciudad en que se desarrolla la historia es Metro Ville, una mezcla de Metrópolis y Smallville, ciudades importantes en Superman; toda la historia inicial de los superhéroes teniendo que ocultarse por una ley que los prohibía, después de una edad de oro, es casi una adaptación animada y familiar de Watchmen, incluso varios nombres de superhéroes que se mencionan están extraídos de ese cómic; y así varias más. Algunas evidentes y otras muy sutiles, fuero reminiscencias que enriquecían bastante a la película. Siguiendo esa tónica, esta segunda parte no se queda atrás y además de los clásicos easter eggs propios de las películas de Pixar, tenemos varias referencias al mundo del cómic, entre las que contamos reminiscencias a los 4 Fantásticos, Spider Man, Iron Man y Batman, entre varias más.

En fin, una película más que recomendable para ver en familia, incluso más de una vez. Divierte, emociona e incluso, inspira.

 

Te puede interesar  La cruz de un científico católico: vida de Édouard Branly

#GO

 

@emperadorcinefilo

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.