Hacer una red de contactos y saber vender tu marca personal es esencial para que puedas impresionar a posibles empleadores y puedas obtener el empleo de sus sueños.

Linkedin, que ya lleva varios años en el mercado, ha ayudado a miles de personas alrededor del mundo a conseguir las entrevistas y los empleos deseados. Pero como cualquier otra plataforma de contactos, debe usarse con mucho criterio y teniendo en cuenta que no solo sirve crear el perfil y esperar a que las oportunidades aparezcan.

Esta red de relacionamiento, utilizada con objetivos profesionales, no solo también les ayudará a volverse visible frente a posibles empleadores, socios, colegas o personas de importancia en su sector, también puede potenciar negocios en tu actual empresa. Incluso tiene cursos de capacitación de búsqueda de empleo en su formato Premium.

Así que si todavía no tienes una cuenta de LinkedIn, o crees que no es tan útil, deberías saber que te estás perdiendo de todas las bondades del networking.

Fabiano Kawano, Country Manager de DNA Outplacement afirma que potenciar nuestro networking en pro de nuestro posicionamiento profesional, es primordial y no es un fenómeno de la globalización. La primera evidencia se vio en los trabajadores de la revolución industrial, en el siglo XVIII, quienes se vieron en la obligación de evolucionar y diversificar su modo de trabajo.

“Los trabajadores empezaron a gestionar diferentes funciones gracias a la estandarización de procesos de producción. Por ello, quienes buscaban un nuevo trabajo o mejorar sus condiciones, indagaban con sus conocidos sobre nuevas oportunidades y, con el tiempo, la práctica se fue popularizando. Pero lo que realmente impactó el networking fueron los avances tecnológicos. Permitieron conectar con nuevas personas, iniciando con el correo electrónico en 1971, pasando por Messenger en 1997 y llegando, hasta hoy, a la primera red social profesional en 2003: LinkedIn”, afirma.

El 60% de las ofertas laborales no son comunicadas de manera pública, ya que muchas empresas y empleadores prefieren contratar personas referenciadas y previamente avaladas por un conocido. Incluso, estudios afirman que el 15% de los jóvenes, normalmente, encuentran su primer empleo por una referencia familiar.

Ten siempre en cuenta el lenguaje y sé cuidadoso con las palabras que incluyes en tu perfil. Ya sabemos que todo el mundo se considera exitoso, líder y bueno trabajando en equipo. Pero lo que los headhunters quieren saber es qué te diferencia del resto de personas que pueden aplicar a la misma posición.

El Profesor de Sociolingüística Rodney Jones, de la Universidad de Reading en Reino Unido, afirmó que “los resultados de LinkedIn muestran un cambio en la tendencia de resaltar fortalezas personales particulares como “exitoso”; o “motivado”; hacia capacidades y habilidades que se pueden categorizar de forma más específica”.

Entonces si te consideras una persona experta en un tema o con habilidades muy específicas, no solo enuméralas,  sino también demuéstralas y usa la herramienta “publicación” para dar a conocer lo que haces como ejemplo de ello.

Si quieres saber qué otros consejos debes aplicar a tu perfil para que llames más la atención y te destaques entre los demás, ve el video.

#CA$H

Fuente: Finanzaspersonales.co

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.