¿Has escuchado esa típica frase de “hay que probarlo todo en la vida”?

“Debes tener amigos con ventaja, tú dale no más, si no es nada malo” o; “Ya, si con una sola quemadita no va a pasar nada”; o “Oye, una copita de más no le hace daño a nadie” o; “No hay piscola, sin segunda y tercera y cuarta…”; o “Si jalas una sola vez, no te vas a volver adicto tampoco”…

A ver, yo siempre me he considerado una mujer jugada, atrevida quizás y creo que ya se han podido hacer una idea con algunos de los videos que ya he hecho, pero… cuando escucho esa frasecita: “Hay que probarlo todo en la vida”, confieso que estoy totalmente en desacuerdo.

Esta es mi opinión; No te engañes ni te dejes engañar. No hay que decirle que sí a todo en la vida, no hay que probarlo absolutamente todo. No es necesario conocer el sabor de todo para saber qué te gusta y quién quieres ser. Ser jugada, atrevida y valiente, también significa decirle que “no” a algunas cosas.

Y esperen un poco… si hicieron todas estas cosas alguna vez o más de alguna, ¡no es que estén condenados a las penas del infierno!

Pero sí les puedo asegurar, y no porque sea una mojigata, que tal vez sí se han hecho algún tipo de daño cuando era completamente innecesario hacerlo.

¿Y por qué puedo asegurar esto? Porque yo también he escuchado esas frases más de una vez y les he hecho caso… pero hoy con un poquito de camino andado, con un poquito de carrete en el cuerpo… no tanto ya? Pero su poco… les puedo decir que no me sirvió de nada probar algunas cosas…

No he aprendido a amar mejor porque tuve un amigo con ventaja en el camino, de hecho solo me dejó un gran vacío en el corazón; no lo pasé mejor en el carrete porque me fumé algo… es más, la sensación de estar “flotando” y todo el tiempo preocupada de lo que dices y no dices, no es buena…

Y es que si quieres pasarlo bien, si quieres disfrutar de cada momento de tu vida, ¿no es mejor estar completamente conciente para vivirlo de verdad? y… ¿recordarlo, tal vez?

Nos olvidamos, y muy seguido, de que para pasarlo bien, para amar de verdad, para ser felices, no es necesario probarlo todo, y sí es necesario saber decirle que no a ciertas cosas que sabes que te alejarán de esos objetivos.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.