Tengo muy buenos recuerdos de mi abuelita sentada en su silla, con su canasto de lanas y palillos: “Derecho, revés, derecho revés…” decía mientras los palillos se movían de un lado a otro y la lana iba tomando forma.

Quizás para nuestra generación esto sea algo muy de “abuelita”, tejer o bordar puede estar en el último punto de la lista de “las cosas que queremos hacer en la vida”.

Pero, ¿existen beneficios para nuestra salud en este acto tan simple?

1. El movimiento repetitivo al tejer hace que nuestro cuerpo genere dopamina, conocido como el neurotransmisor de la recompensa; endorfinas, que producen la sensación de bienestar; y serotonina, que nos entrega el buen humor.

2. Ayuda a la regeneración neuronal y al mejor funcionamiento cognitivo.

3. Es conocido como antidepresivo “natural”, porque ayuda a las personas a vivir el presente y no pensar en las preocupaciones del futuro.

Siempre es bueno buscar cosas simples que nos ayudan a alivianar nuestros días. Vivimos en un mundo que avanza muy rápido y tejer, por ejemplo, puede ayudarnos a detener un poco el tiempo y disfrutar de algo tan sencillo como el olor a lana o el recuerdo de nuestras abuelitas en sus sofás.

Ahora, ¿te animas a tomar lana y comenzar a tejer o bordar?

#GO

¿Cuántas veces al día te das un tiempo para detenerte y encontrarte contigo y con Dios finalmente? Lee estos tips de Giuliana Caccia

2 comments

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.