Casi 200 personas murieron defendiendo el medio ambiente en 2017, según un informe entregado por el Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA).

Entre el 40% y el 50% de los fallecidos ese año provenían de comunidades locales o indígenas.

Además informaron que entre 1993 y 2016, 48 países promulgaron leyes para coartar las actividades de ONG’s locales, mientras que 63 Estados restringieron la acción de otras extranjeras.

“La violación de los derechos medioambientales tiene un profundo impacto en una amplia variedad de derechos humanos, incluyendo el derecho a la vida, a la alimentación, al agua, a la salud y a la higiene y también en derechos culturales políticos y civiles”. ( Zeid Ra’ad Al Hussein, alto comisionado para los DDHH).

¿Estás de acuerdo con Zeid Ra’ad Al Hussein?

 

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.