El Colegio Cardenalicio tiene como objetivo ayudar al Papa en su servicio a la Iglesia. También está a cargo de proveer la elección de un nuevo Pontífice.

En el siglo V se nombró cardenales a los sacerdotes y obispos principales. Y en el siglo VIII se extendió el nombre a los obispos encargados de las diócesis cercanas a Roma.

Se distribuyen en tres órdenes: cardenales obispos, cardenales presbíteros y cardenales diáconos. Todos están llamados a tener espíritu vigilante sobre la Iglesia, aconsejar sabiamente y ser un servidor de Cristo.

¿Sabes si hay algún país que no tenga cardenal?

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.