¡¿Qué te pasa, oye?! ¿Cuántas veces nos ha pasado esto? ¿No? Que vamos caminando por la calle o manejando y terminamos llegando molestos al trabajo porque nos peleamos con medio mundo.

Hace unos días, venía por la calle de allá y al doblar, no me percaté bien y venía una bicicleta a toda velocidad. Casi nos chocamos. Automáticamente yo bajé el vidrio de mi auto y medio enfurecido vi que el chico estaba un poco asustado y le dije: “Perdóname en verdad”. Y él quiso reaccionar y le dije: “Perdóname en verdad”.

Él asentando con su cabeza siguió su camino y los dos nos fuimos tranquilos. Un perdón sincero en lo cotidiano puede cambiar tu día. Gracias a Dios este chico aceptó mis disculpas y los dos pudimos ir tranquilos. Pero creo que también es importante que nosotros tengamos una actitud sincera de dar perdón en el día a día.

Yo les doy dos recomendaciones.

En primer lugar, un perdón sin “peros”. Muchas veces decimos: “oye perdóname, pero…tú también…”, tal cosa. “Discúlpame, pero…”, tal otra. La verdad que yo… mi primera sensación fue decir, oye, el chico venía a mucha velocidad y sin casco, desprotegido, y por más que yo quise doblar un poco despistado, quise decirle: “Oye perdóname, pero tú no puedes venir a esa velocidad”.

Ese “pero” yo creo que muchas veces nos hace que nosotros no terminemos de dar un perdón sincero. Hay que ayudar a corregir al hermano, pero con un perdón sincero.

Y el segundo tema, es que el perdón nos debe llevar, necesariamente a un también, cambio sincero. Yo no puedo volver a pasar por esta esquina con la misma actitud. El perdón o el ofrecer perdón nos debe llevar a también tener una actitud sincera de cambio.

Hoy día te desafío a que esa persona con quien te encuentres que le tengas que pedir disculpas o perdón, lo hagas sin ningún “pero” y te lleve realmente a una actitud de cambio.

 

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.