¿Has escuchado en los matrimonios que se diga “hasta que la muerte los separe”? En el caso de nosotros, los sacerdotes, cuando somos ordenados, no se dice nada respecto a la muerte, sino por el contrario, se dice “eres sacerdote para siempre”… ¿Sabías que el sacramento del sacerdocio nadie ni nada lo puede borrar?

El sacramento del orden, si bien es un sacramento de servicio, o sea para los demás, también da una gracia muy especial a quienes lo recibimos. Sin dejar de ser hombre frágiles y pecadores, nuestra dignidad se eleva increíblemente, ya que, somos constituidos Ministros de Dios y dispensadores de los Tesoros Divinos.

Con este sacramento recibimos una serie de efectos sobrenaturales que nos ayudan a cumplir nuestra misión. Estos son los 3 principales:

1) La gracia sacramental, es decir, la ayuda sobrenatural que necesitamos para ejercer de manera adecuada las funciones que corresponden al ministerio, como por ejemplo, celebrar la Misa y perdonar los pecados en la Confesión.

2) El carácter indeleble, es decir que no se borra, igual que el Bautismo y la Confirmación, ya que imprimen “carácter”. Es por eso que los que somos ordenados sacerdotes, lo seremos para siempre. Este carácter nos hace uno con Cristo sacerdote, permitiéndonos ser otros Cristos en la celebración de los sacramentos.

3) Y por último, el sacramento del Orden aumenta la gracia santificante, que es la ayuda que Dios nos da para responder a nuestro llamado a ser verdaderos hijos suyos.

Tengo que reconocer que esto es demasiado grande y totalmente inmerecido, pero la gracia de Dios es poderosa y su misericordia es infinita.

Ahondando un poco…

Con este sacramento se reciben varios efectos de orden sobrenatural que le ayudan al cumplimiento de su misión.

El carácter indeleble, que se recibe en este sacramento, es diferente al del Bautismo y el de la Confirmación, pues constituye al sujeto como sacerdote para siempre. Lo lleva a su plenitud sacerdotal, perfecciona el poder sacerdotal y lo capacita para poder ejercer con facilidad el poder sacerdotal.

Todo esto es posible porque el carácter configura a quien lo recibe con Cristo. Lo que hace que el sacerdote se convierta en ministro autorizado de la palabra de Dios, y de ese modo ejercer la misión de enseñar. Así mismo, se convierte en ministro de los sacramentos, en especial de la Eucaristía, donde este ministerio encuentra su plenitud, su centro y su eficacia, y de este modo ejerce el poder de santificar. Además, se convierte en ministro del pueblo, ejerciendo el poder de gobernar.

Otro efecto de este sacramento es la potestad espiritual. En virtud del sacramento, se entra a formar parte de la jerarquía de la Iglesia, la cual podemos ver en dos planos. Una, la jerarquía del Orden, formada por los obispos, sacerdotes y diáconos, que tiene como fin ofrecer el Santo Sacrificio y la administración de los sacramentos. Otra es la jerarquía de jurisdicción, formada por el Papa y los obispos unidos a él. En este caso, los sacerdotes y los diáconos entran a formar parte de ella, mediante la colaboración que prestan al Obispo del lugar.

Por ser sacramento de vivos, aumenta la gracia santificante y concede la gracia sacramental propia, que en este sacramento es una ayuda sobrenatural necesaria para poder ejercer las funciones correspondientes al grado recibido.

En el Catecismo:

1581 Este sacramento configura con Cristo mediante una gracia especial del Espíritu Santo a fin de servir de instrumento de Cristo en favor de su Iglesia. Por la ordenación recibe la capacidad de actuar como representante de Cristo, Cabeza de la Iglesia, en su triple función de sacerdote, profeta y rey.

1582 Como en el caso del Bautismo y de la Confirmación, esta participación en la misión de Cristo es concedida de una vez para siempre. El sacramento del Orden confiere también un carácter espiritual indeleble y no puede ser reiterado ni ser conferido para un tiempo determinado.

1585 La gracia del Espíritu Santo propia de este sacramento es la de ser configurado con Cristo Sacerdote, Maestro y Pastor, de quien el ordenado es constituido ministro.

1592 El sacerdocio ministerial difiere esencialmente del sacerdocio común de los fieles porque confiere un poder sagrado para el servicio de los fieles. Los ministros ordenados ejercen su servicio en el pueblo de Dios mediante la enseñanza (munus docendi), el culto divino (munus liturgicum) y por el gobierno pastoral (munus regendi).

Citas de la Sagrada Escritura:

“De la misma manera, Cristo no se glorificó a sí mismo para hacerse sumo sacerdote, sino que lo glorificó el que le dijo: Hijo mio eres tu, Yo te he engendrado hoy; como también dice en otro pasaje: Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec”. Hebreos 5:5-6

“Por lo cual te aconsejo que avives el fuego del don de Dios que está en ti por la imposición de mis manos”. 2 Timoteo 1:6

“Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. El le dijo: Apacienta mis corderos. Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas. Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas”. Juan 21:15-17

“Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos. El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas”. Juan 10:9-11

Frases Papa Francisco acerca de los efectos del Orden Sacerdotal:

“Como sabéis bien, el Señor Jesús es el único Sumo Sacerdote del Nuevo Testamento, pero en Él también todo el pueblo santo de Dios ha sido constituido pueblo sacerdotal. ¡Todos nosotros! Sin embargo, entre todos sus discípulos, el Señor Jesús quiere elegir a algunos en particular, para que, ejercitando públicamente en la Iglesia y en su nombre el oficio sacerdotal a favor de todos los hombres, continúen su misión personal de maestro, sacerdote y pastor”.

“En efecto, así como el Padre le envió para esto, así Él, a su vez, envió al mundo primero a los apóstoles y luego a los obispos y a sus sucesores, a quienes por último les dieron como colaboradores a los presbíteros, que, al estar unidos en el ministerio sacerdotal, están llamados al servicio del pueblo de Dios”.

“Ellos serán en efecto configurados con Cristo Sumo y Eterno Sacerdote, o sea, serán consagrados como auténticos sacerdotes del Nuevo Testamento, y con este título, que los une en el sacerdocio a su obispo, serán predicadores del Evangelio, pastores del pueblo de Dios, y presidirán los actos de culto, especialmente en la celebración del sacrificio del Señor”.

“Cuando celebréis la misa, reconoced por tanto lo que hacéis. ¡No lo hagáis de prisa! Imitad lo que celebráis —no es un rito artificial, un ritual artificial— para que de esta manera, al participar en el misterio de la muerte y resurrección del Señor, llevéis en vosotros la muerte de Cristo y caminéis con Él en una nueva vida”.

“Conscientes de que habéis sido elegidos entre los hombres y constituidos en su favor para atender las cosas de Dios, desempeñad con alegría y caridad sincera la obra sacerdotal de Cristo, con la intención de agradar únicamente a Dios y no a vosotros mismos”.

“Por último, participando en la misión de Cristo, Jefe y Pastor, en comunión filial con vuestro obispo, comprometeos a unir a los fieles en una sola familia —sed ministros de la unidad en la Iglesia, en la familia—, para conducirlos a Dios Padre por medio de Cristo en el Espíritu Santo. Y tened siempre ante vuestros ojos el ejemplo del Buen Pastor, que no vino a ser servido, sino a servir; no para permanecer en sus comodidades, sino para salir, buscar y salvar lo que estaba perdido”.

Frases Benedicto XVI acerca de los efectos del Orden Sacerdotal:

Te puede interesar  ¿Qué ocurre en la Misa? - #10

“El sacerdote es, de hecho, quien es introducido de un modo singular en el misterio del sacrificio de Cristo, con una unión personal a él, para prolongar su misión salvífica. Esta unión, que tiene lugar gracias al sacramento del Orden, pide hacerse «cada vez más estrecha» por la generosa correspondencia del sacerdote mismo”.

“Resalta con fuerza que, para el sacerdote, celebrar cada día la santa misa no significa proceder a una función ritual, sino cumplir una misión que involucra entera y profundamente la existencia, en comunión con Cristo resucitado quien, en su Iglesia, sigue realizando el sacrificio redentor”.

“En efecto, el presbítero está llamado a vivir en sí mismo lo que experimentó Jesús en primera persona, esto es, entregarse plenamente a la predicación y a la sanación del hombre de todo mal de cuerpo y espíritu, y después, al final, resumir todo en el gesto supremo de «dar la vida» por los hombres, gesto que halla su expresión sacramental en la Eucaristía, memorial perpetuo de la Pascua de Jesús”.

“Y cuando el peso de la cruz se haga más duro, sabed que esa es la hora más preciosa, para vosotros y para las personas a vosotros encomendadas: renovando con fe y amor vuestro «Sí, quiero, con la gracia de Dios», cooperaréis con Cristo, Sumo Sacerdote y Buen Pastor, a apacentar sus ovejas tal vez sólo la que se había perdido, ¡pero por la cual es grande la fiesta en el cielo!”.

Frases San Juan Pablo II acerca de los efectos del Orden Sacerdotal :

“Como nuestro Señor y al mismo tiempo in persona Christi pronunciamos las palabras «Tomad y comed todos de él, porque esto es mi Cuerpo… Tomad y bebed todos de él, porque éste es el cáliz de mi Sangre». En efecto, el mismo Señor nos encomendó esto, cuando dijo a los apóstoles: «Haced esto en conmemoración mía» (Lc 22,19)”.

“Si Juan al pie de la Cruz representa en cierto sentido a todos los hombres, a cada uno y a cada una, sobre los cuales se extiende espiritualmente la maternidad de la Madre de Dios, ¡cuánto más no será válido esto para cada uno de nosotros, llamados sacramentalmente al servicio sacerdotal de la Eucaristía en la Iglesia!”.

“Todo esto tiene un significado especial para nosotros, que hemos sido marcados con el signo sacramental del Sacerdocio, el cual, aunque sea «jerárquico», es al mismo tiempo «ministerial» a ejemplo de Cristo, primer servidor de la redención del mundo”.

“El significado esponsal de la redención nos impulsa a cada uno de nosotros a guardar fidelidad a esta vocación, mediante la cual hemos sido hechos partícipes de la misión salvífica de Cristo, Sacerdote, Profeta y Rey”.

“El Sacerdocio, que tiene su principio en la última Cena, nos permite participar en esta transformación esencial de la historia espiritual del hombre. En efecto, en la Eucaristía presentamos el sacrificio de la redención, el mismo que Cristo ofreció en la Cruz «con su propia sangre»”.

Preguntas para profundizar :

¿Que confiere el sacramento del Orden a los Presbíteros?

Los Presbíteros o sacerdotes, en virtud del sacramento del orden, quedan consagrados como verdaderos sacerdotes de la nueva Alianza, a imagen de Cristo sacerdote, para anunciar el Evangelio, pastorear la comunidad, celebrar la Eucaristía y administrar los demás sacramentos.

¿A qué se Ordena el Orden Sacerdotal?

El oficio sacerdotal se ordena muy especialmente a la Eucaristía, pues en la sagrada Eucaristía se contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, es decir, Cristo en persona, nuestra pascua, pan vivo que da vida en abundancia a los hombres.

¿Cuáles son los efectos del Orden sacerdotal?

– Aumento de la gracia santificante.

– Las gracias sacramentales para desempeñar dignamente las funciones sagradas.

– Los poderes especiales de cada orden.

¿Se puede eliminar el orden sacerdotal?

– Imprime carácter imborrable. El Orden, una vez recibido, no se pierde nunca. El sacerdote será siempre sacerdote.

¿Cuáles son las principales funciones que posee el sacerdote?

– Celebrar la Santa Misa.

– Administrar los sacramentos. El sacerdote acompaña a los cristianos ayudándoles en su vida cristiana desde el nacimiento hasta la muerte: bautizando, confesando, dando la comunión, etc.

– Predicar la Palabra de Dios. El sacerdote dice la homilía en la Misa, da la catequesis a los niños y forma a los fieles con meditaciones y charlas.

¿Y cuál es la misión última que debe cumplir todo sacerdote?

La misión del sacerdote es guiar al pueblo cristiano hacia la santidad y dirigir al Señor la oración oficial de la Iglesia, rezando diariamente el Oficio Divino.

Bibliografía:

http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p2s2c3a6_sp.html

https://gloria.tv/article/kxSsXFh7ChYi39myyKechru41

http://www.corazones.org/sacramentos/orden_sac/a_orden.htm

http://es.catholic.net/op/articulos/6839/cat/378/efectos-ministros-y-sujetos-del-orden.html

https://www.ecured.cu/Sacramento_del_orden

http://www.mercaba.org/TEOLOGIA/STE/Sacram/tratado_5_libro1_capitulo_4.htm

https://es.wikipedia.org/wiki/Sacramento_del_orden

https://www.hogardelamadre.org/recursos/material-didactico/5463-el-orden-sacerdotal

https://loquecreemos.wordpress.com/los-sacramentos/el-orden-sacerdotal/

http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p2s2c3a6_sp.html

http://www.opusdei.org/es/article/tema-24-2-orden-sagrado/

http://older.claretianformation.com/es/process-stages/709-sacerdocio-una-llamada-del-amor-el-papa-francisco

http://w2.vatican.va/content/benedict-xvi/es/homilies/2012/documents/hf_ben-xvi_hom_20120429_ordinazioni.html

https://misionmas.wordpress.com/2016/05/19/carta-a-los-sacerdotes-san-juan-pablo-ii/

http://www.aplicaciones.info/religion/repe34.htm

http://encuentra.com/orden_sacerdotal/vii_los_efectos_del_sacramento_del_orden14727/

http://ordensacerdotal9a.blogspot.cl/2011/06/citas-biblicas.html

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.