line-swash-ornament-divider-writing-paragraph

Y tú, que eres minero
y devoras cual polilla
los inmensos pedregales;

y tú, que eres minero
y aventajas con tus manos
la erosión del tiempo;

y tú, que eres minero
y adiestraste pala y pico
cual si fieros animales;

y tú, que eres minero
y compones ritmos sacros
al golpe de metales;

y tú, que eres minero,
ve y asómate a sus venas,
ve y a paso lento

examina: no está muerto;
duerme y pronto resucita,
si perforas más adentro.

 

© 2015 – Renzo Chávez para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.