¿Ya encontraste tu media naranja? Apúrate, mira que se viene el día de San Valentín.

Cony me pregunta: Padre Seba para las personas que tenemos vocación para casarnos ¿Dios tiene una persona idónea para nosotros o simplemente elegimos a quien queremos?

Antes que tú nacieras te conocía y te consagré. El Señor cuando le dice eso al profeta nos da a entender que Él tiene algo pensando para cada uno de nosotros. Tiene una vocación pensada, tiene una misión. Y esa misión que el Señor tiene pensada no es solamente en generalidades, el Señor tiene pensado para cada uno de nosotros un camino concreto para nuestra vida.

Ahora bien, ¿Ese camino contempla también nuestra vida amorosa? Sí, por supuesto que sí ¿Por qué? Porque para nosotros es de las cosas más importantes de nuestra vida y por lo mismo para Dios no es algo ajeno. Ahora ¿Eso quiere decir que Dios tiene pensada una persona para mí? Sí, el Señor tiene pensado que tú a lo largo de tu vida te vayas encontrando con distintas personas y si es que Él te ha regalado la vocación para casarte, la vocación para vivir el Sacramento del Matrimonio, el Señor ha pensado una persona para ti.

Por eso es tan importante que cuando busquemos una persona para estar con ella y especialmente para casarnos, para compartir con esa persona toda nuestra vida a través de este sacramento tan bonito, no solamente veamos qué es lo que siente nuestro corazón, sino también lo discernamos desde una perspectiva espiritual ¿Es esta la persona que Dios quiere para mí, para toda mi vida? ¿Es esta la persona con que yo tengo que compartir todo lo que tengo, todo lo que soy?

Te puede interesar  ¿Un tatuaje? ¿Sí o no?

Y también ¿Yo soy la persona que Dios puede haber pensado para esta otra persona? Por eso discernimiento espiritual tiene que ir de la mano con nuestras relaciones amorosas ¿Por qué? Porque muchas veces el corazón nos puede engañar. A veces el corazón un día siente una cosa, otro día siente otra. Pero cuando discernimos justamente desde una perspectiva espiritual qué es lo que es lo que Dios quiere para nosotros vamos a poder tomar elecciones con muchísima mayor seguridad y en el fondo en el camino que Dios ha pensado para nuestra propia felicidad.

Por eso Cony no te preocupes. El Señor sí tiene alguien pensando para cada uno de nosotros y tiene alguien pensado para ti y por lo mismo hay que seguir caminando, discerniendo y abriendo también el corazón para ver qué signos y qué personas el Señor te puede presentar. Que Dios te bendiga.

© 2017 – P. Sebastián Correa Ehlers para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.