Las historias verdaderas tienen una potencia exponencial cuando son llevadas al cine. Y esto es justamente lo que sucede con este homenaje que hace el director Clint Eastwood al producir y dirigir esta película basada en el libro de Anthony Sadler, Alek Skarlatos, Spencer Stone y el escritor Jeffrey E. Stern, que narra la historia de tres amigos norteamericanos que se ven enfrentados a un ataque terrorista a bordo de un tren con destino a Paris. La singularidad de este ataque que conmocionó al mundo entero y que llamó la atención de Eastwood, es retratada fielmente en esta cinta pues los elegidos para protagonizar la narración son precisamente ellos mismos, es decir, los héroes reales que la vivieron.

Spencer Stone, Anthony Sadler y Alek Skarlatos se conocen desde pequeños. Han compartido educación, los malos tratos de sus compañeros y la rebeldía escolar, es decir han desarrollado toda una historia de vida común. Por cierto si pensamos en el ataque terrorista y lo sucedido a bordo del tren, por si solo es suficiente material para una película que relate lo sucedido con lujo de detalles. Sin embargo, este filme pretende ir más allá y el guión de Dorothy Blyskal se encarga de profundizar en la historia personal de cada uno de los protagonistas. Luego viene la delicadeza de Clint Eastwood para tratar el tema, para conducir el metraje y para montar una película que fracciona de manera interesante el relato. Va construyendo lenta y profundamente una vida de sueños y frustraciones, de valor y amistad de estos jóvenes y que parece predestinada a confluir en aquel tren de las 15.17.

La película sin duda es interesante. Está bien tejida y muy bien narrada. Los detalles de la mano del director siempre resultan interesantes. Las escenas iniciales, esos pasos sin rostro en una estación de trenes, los saltos temporales del relato y las pequeñas luces que van acercando el ataque, hacen que la atención la centremos en la forma de construir el discurso narrativo. Por momentos el foco de la cinta parece desviarse. Tal vez nos perdemos un poco pues todos esperamos y de alguna manera ansiamos el desenlace, sin embargo, y como un largo “ritenuto”, este final se contiene y se hace esperar. Con la utilización de este recurso Eastwood logra generar una tensión creciente que nos mantiene alertas y concentrados permanentemente.

Hay muchísimos detalles que marcan diferencias lo que ya es un sello de su veterano director. La forma de filmar los primeros planos, el ritmo impreso en la edición y el montaje, la delicada fotografía y la calidad de las imágenes da cuenta de un trabajo arduo de elaboración y composición. Si a esto sumamos el desafío de conducir a los mismos protagonistas -sin ser actores profesionales- entrega a la cinta características únicas. Clint Eastwood logra transmitir profundas emociones con varios elementos que podríamos denominar “comunes”. ¿Dónde está la novedad?, podríamos preguntarnos. Tal vez no la hay, sino que existe la utilización correcta de los ingredientes y una sabia experiencia de dónde situar los actores, los escenarios y las cámaras, junto con la música apropiada para cada secuencia fílmica.

La película hace referencia a un “momento clave”. Es aquel donde debemos hacer algo, hacer lo correcto y frente a ello no podemos permanecer inmóviles o impávidos. No sabemos cuál será ese momento, sin embargo parece que estamos en permanente preparación para ello. Estos tres jóvenes no sabían que “El 15.17 a Paris” sería ese instante, sin embargo tal vez intuían que caminaban hacia un común denominador, algo mayor y significativo. Su fuerte amistad y sus profundos lazos de hermandad y de solidaridad ya habían dejado huella en sus vidas. Quizás aún no estaban preparados, sin embargo en ese momento actuaron valerosamente, juntos y coordinados para frustrar el que habría sido un atentado terrorista de grandes proporciones. El merecido reconocimiento del gobierno francés y también el recibimiento que tuvieron en sus hogares en Estados Unidos corresponden a las imágenes reales de dichos homenajes. Hombres normales, comunes, que en su “momento clave” se transformaron en héroes al realizar una reacción extraordinaria que permitió salvar decenas de vidas.

 

Te puede interesar  ¡Este es el mejor regalo que le puedes dar a tu hijo!

Ficha técnica

Título original: The 15:17 to Paris

Año: 2018

Duración: 94 minutos

País: Estados Unidos

Productora: Malpaso Productions / Village Roadshow Pictures / Warner Bros.

Género: Drama | Basado en hechos reales. Terrorismo. Trenes/Metros. Ejército. Amistad

Guion: Dorothy Blyskal (Libro: Anthony Sadler, Alek Skarlatos, Spencer Stone, Jeffrey E. Stern)

Música: Christian Jacob

Fotografía: Tom Stern

Reparto: Spencer Stone, Anthony Sadler, Alek Skarlatos, Judy Greer, Jenna Fischer, Ray Corasani, Tony Hale, Thomas Lennon, Sinqua Walls, Paul-Mikel Williams, Max Ivutin, Bryce Gheisa, Cole Eichenberger, William Jennings, Jaleel White, P.J. Byrne, Robert Pralgo, Steve Coulter, Gary Weeks, Timothy Carr, Cecil M. Henry, Lillian Solange Beaudoin, BreeAnna Marie, Ethan Rains, Mariam Vardani, Jeanne Goursaud, Irene White, Seth Meriwether, Matthew Barnes

Dirección: Clint Eastwood

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.