Así como Alexa de Amazon y Siri de Apple fueron creadas para ayudarnos con información útil para nuestra vida cotidiana, Norman fue creado por investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) para alimentarse, sin filtro alguno, de la información más oscura de la red.

Su nombre está inspirado en Norman Bates, personaje de la película Psycho. Norman no ve lo mejor de la humanidad, sino todo lo contrario; frente al Test de Rorschach, Norman responde con descripciones violentas. Mientras otros programas ven un grupo de pájaros sentados en un árbol, Norman ve un hombre electrocutado y muerto.

La conclusión es que los programas de inteligencia artificial son resultado de la información suministrada por el hombre.

¿Se debería limitar este tipo de experimentos?

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.