Han pasado ya 20 años desde que, quien fuera el Vicario de Cristo en la tierra de aquél entonces, publicó la encíclica Fides et Ratio, en donde expresaba como la fe y la razón son “como dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad. Dios ha puesto en el corazón del hombre el deseo de conocer la verdad y, en definitiva, de conocerle a Él para que, conociéndolo y amándolo, pueda alcanzar también la plena verdad sobre sí mismo” (1)

Hoy el mensaje sigue tan vigente como hace dos décadas. Es un mensaje que expresa el deseo del hombre de conocer la verdad, la verdad de sí mismo y del mundo que lo rodea. Las características de curiosidad, asombro y búsqueda dan algunas pistas de esos elementos en común que todos los seres humanos tenemos.

La razón nos permite conocer el mundo, el origen de la humanidad, las características de lo que nos rodea. La fe nos lleva a un conocimiento que va más allá del universo físico y nos eleva a la contemplación del Creador. Nos permite realizar saltos desde nuestra inteligencia más allá de las realidades tangibles y medibles.

No está demás, a propósito de la conmemoración, volver a leer estas páginas que tienen tanto que decirle al hombre de hoy. Puedes descargar la encíclica en este enlace

(1) S.S Juan Pablo II. Fides et Ratio, intr.

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.