Cuando el cristiano reza lo hace confiando en que es escuchado por Dios, como un hijo que conversa con su padre.

Según el Papa Francisco, una oración cristiana tiene que tener dos características principales para ser efectiva:

La paciencia:

“Nosotros no podemos prometer a alguien que rezaremos por él y luego terminar la cosa con un Padre Nuestro y un Avemaría y adelante. No. Si tú dices que vas a rezar por otro, debes avanzar por este camino”.

La valentía:

“Si yo quiero que el Señor escuche aquello que le pido, debo avanzar, avanzar y avanzar, llamar a la puerta, y llamar al corazón de Dios. ¡Pero porque mi corazón se encuentra comprometido con ello!”

Y tú, ¿rezas con paciencia y valentía?

 

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.