Hoy en Sacramentos.FE respondemos a la pregunta: ¿qué es el sacramento de la confirmación?

¿Qué es la Confirmación?

Con la confirmación, nos convertimos en cristianos adultos, miembros plenos de la Iglesia. No se trata de un sacramento opcional, conveniente sólo para una élite. Se trata del sacramento por el cual reafirmamos nuestra fe católica y asumimos de un modo personal, consciente y maduro el compromiso con Cristo obtenido en el Bautismo. El sacramento de la Confirmación completa la iniciación cristiana y confiere la plenitud del don del Espíritu Santo. Es un nuevo Pentecostés, que nos llena de la fuerza y la luz del Espíritu de Dios, marcándonos para siempre como testigos de Cristo Resucitado.

A lo largo de la vida el ser humano evoluciona y madura en muchos sentidos: en el orden corporal, en el orden intelectual, en el orden sentimental… ¿Acaso no deberá madurar también en el orden religioso, es decir en lo que se refiere a su relación con Dios? Para ser plenamente cristianos, miembros maduros, activos y militantes de la Iglesia de Cristo, debemos recibir el sacramento de la confirmación. Para recibir este sacramento es necesario estar en gracia de Dios habiendo hecho una muy buena confesión, saber las verdades principales del catecismo y haber hecho la primera comunión. Además, es necesario hacer el curso de preparación para la confirmación.

El Concilio Vaticano II en su documento “Lumen Gentium” (La Luz de las Naciones) dice bellamente: “Por el Sacramento de la Confirmación (los fieles) se vinculan con más perfección a la Iglesia, se enriquecen con una fortaleza especial del Espíritu Santo. De esta forma se obligan con mayor compromiso a difundir y defender la fe, con sus palabras y sus obras como verdaderos testigos de Cristo”.

La unción con aceite que se recibe al confirmarse es una señal de abundancia, de alegría, de purificación, de curación y de agilidad espiritual. La unción con el Santo Crisma (bendecido por el obispo el Jueves Santo) significa que el confirmado queda consagrado a colaborar en la misión de Jesucristo. La imposición de las manos hecha por el obispo es un gesto que desde el tiempo de los apóstoles es señal de que se pide y se recibe el don del Espíritu Santo.

Qué es la Confirmación en profundidad

La Confirmación es el sacramento que completa el Bautismo, perfeccionando la gracia que en ese primer momento recibimos.

Bueno, si vemos en el Evangelio, nos damos cuenta de que después de que Jesús resucitó sopló sobre sus discípulos y les dijo: “reciban el Espíritu Santo”. En ese momento el Espíritu los fortaleció y les ayudó a comprender las Escrituras. Pero luego, en Pentecostés el Espíritu viene nuevamente sobre los apóstoles, ahora como un viento muy fuerte en forma de lenguas de fuego, y los apóstoles empiezan a anunciar su fe con valentía.

Esto es similar a lo que ocurre en el Bautismo y la Confirmación. Primero recibimos al Espíritu Santo, somos santificados por Él, y se nos empieza a transmitir una vida nueva. Luego, en la Confirmación esta gracia inicial es fortalecida y perfeccionada, y así como después de Pentecostés los apóstoles salieron a anunciar su fe a todo el mundo, nosotros con la Confirmación somos fortalecidos para dar testimonio de nuestra fe.

En la antigüedad se utilizaba el aceite para muchas cosas: curar heridas, a los gladiadores se les ungía para fortalecerlos, y también era símbolo de abundancia y plenitud. Por estas razones se utiliza este signo en la Confirmación; una unción con aceite en la frente junto con las palabras: “Recibe por esta señal de la cruz el don del Espíritu Santo”.

En la Confirmación, junto con el bautismo y la eucaristía, completamos lo que se llama la iniciación cristiana, que es un proceso de transformación en el cual vamos asumiendo una nueva identidad; la de cristianos, identidad que debemos manifestar cada vez más en todos los aspectos de nuestra vida. Un cristiano se reconoce por cómo vive y ama, ese es nuestro desafío.

En el Catecismo

1316 La Confirmación perfecciona la gracia bautismal; es el sacramento que da el Espíritu Santo para enraizarnos más profundamente en la filiación divina, incorporarnos más firmemente a Cristo, hacer más sólido nuestro vínculo con la Iglesia, asociarnos todavía más a su misión y ayudarnos a dar testimonio de la fe cristiana por la palabra acompañada de las obras.

1317 La Confirmación, como el Bautismo, imprime en el alma del cristiano un signo espiritual o carácter indeleble; por eso este sacramento sólo se puede recibir una vez en la vida.

Citas de la Sagrada Escritura

“Al enterarse los apóstoles que estaban en Jerusalén de que Samaria había aceptado la Palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan. Estos bajaron y oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo; pues todavía no había descendido sobre ninguno de ellos; únicamente habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús. Entonces les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo”. Hechos 8,14-17.

“Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió, es Dios, el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones”. 2 Cor. 1,21-22.

“En Él también vosotros, tras haber oído la Palabra de la verdad, el Evangelio de vuestra salvación, y creído también en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la Promesa”. Ef. 1,13

“Por esta razón, ya que hemos dejado la doctrina primaria acerca del Cristo, pasemos adelante a la madurez, y no pongamos de nuevo un fundamento, a saber, arrepentimiento de obras muertas, y fe para con Dios, la enseñanza acerca de bautismos y la imposición de las manos, la resurrección de los muertos y el juicio eterno”. Heb. 6,1-2.

Frases del Papa Francisco acerca de qué es la Confirmación

“Tras subrayar que Confirmación significa “unción”, el Papa indicó que este Sacramento “confiere un crecimiento de la gracia bautismal: nos une más firmemente a Cristo; completa nuestro vínculo con la Iglesia; nos concede una fuerza especial del Espíritu Santo para difundir y defender la fe, para confesar el nombre de Cristo y para no sentir jamás vergüenza de su cruz”.

“Por supuesto, es importante ofrecer a los que reciben la Confirmación una buena preparación, que debe tener como objetivo conducirlos a una adhesión personal a la fe en Cristo y despertar en ellos el sentido de pertenencia a la Iglesia”.

“Hoy nos centraremos en el Sacramento de la Confirmación. Junto con el Bautismo y la Eucaristía, forma parte de un proceso único de iniciación cristiana, a través del cual somos insertados gradualmente en Cristo, muerto y resucitado y recibimos una vida nueva”.

“El término Confirmación indica que este sacramento ratifica la gracia bautismal, nos une más firmemente a Cristo: afianza nuestra relación con la Iglesia y nos concede una fuerza especial del Espíritu Santo para defender la fe y confesar el nombre de Cristo”.

Frases de Benedicto XVI acerca de qué es la Confirmación

“Al principio hay una serie de preguntas y de respuestas: ¿Rechazáis a Satanás, creéis en Dios, Padre todopoderoso, en su Hijo Jesucristo, en el Espíritu Santo y en la Santa Iglesia? Estas preguntas unen la Confirmación con el Bautismo”.

“Da comienzo con los votos de la Confirmación; a ello sigue la oración que eleva el Obispo, con las manos extendidas, en nombre de la Iglesia; finalmente, se administra el sacramento propiamente dicho, que consta de unción, imposición de manos y saludo de paz”.

“En la Confirmación se continúa lo que comenzó en el Bautismo. La Confirmación es la plenitud del Bautismo. Esto es precisamente lo que, en sentido propio, significa la palabra “confirmación”: ratificación. “Confirmación” es una palabra que proviene del lenguaje del Derecho y se aplica al acto mediante el cual un contrato entra definitivamente en vigor”.

“Pero cuanto más penetramos en el “sí” de los votos del Bautismo y de la Confirmación, tanto más experimentamos que estamos sostenidos por toda la Iglesia”.

Frases de san Juan Pablo II acerca de qué es la Confirmación

“Para comprender toda la riqueza de gracia contenida en el sacramento de la confirmación, que con el bautismo y la Eucaristía constituye el conjunto orgánico de los «sacramentos de la iniciación cristiana», es preciso captar su significado a la luz de la historia de la salvación”.

“En efecto, mediante la confirmación, los cristianos, consagrados con la unción en el bautismo, participan en la plenitud del Espíritu, del que Jesús estaba lleno, para que toda su vida difunda el «perfume de Cristo» (2 Co 2, 15)”.

“En efecto, el sacramento de la confirmación asocia íntimamente al cristiano a la unción de Cristo, a quien «Dios ungió con el Espíritu Santo» (Hch 10, 38). Esa unción es evocada en el nombre mismo del «cristiano», que proviene del de «Cristo», traducción griega del término hebreo «mesías», que significa precisamente «ungido». Cristo es el Mesías, el Ungido de Dios”.

“Los Hechos de los Apóstoles, con ocasión de la evangelización de Samaria, sugieren claramente la distinción entre la confirmación y el bautismo. Felipe, uno de los Siete diáconos, es quien predica la fe y bautiza; luego vienen los apóstoles Pedro y Juan, e imponen las manos a los recién bautizados para que reciban al Espíritu Santo (cf. Hch 8, 5-17). De manera semejante, en Éfeso, el apóstol Pablo impone las manos a un grupo de recién bautizados «y vino sobre ellos el Espíritu Santo» (Hch 19, 6)”.

Preguntas para profundizar acerca de qué es la Confirmación

¿Cuándo instituyó Cristo este sacramento?

De acuerdo al mandato de Jesús, los apóstoles bautizaban a las personas que aceptaban la fe y después las confirmaban.

¿Por qué se llama Confirmación o Crismación?

Se llama Confirmación, porque confirma y refuerza la gracia bautismal. Se llama Crismación, puesto que un rito esencial de este sacramento es la unción con el Santo Crisma.

¿Qué es el sacramento de la confirmación?

La confirmación es el sacramento en el que Jesús nos da el Espíritu Santo para hacernos cristianos fuertes y valientes.

El Bautismo se nos da para lograr la salvación personal, pero la Confirmación busca también un compromiso del cristiano que es enviado a una misión especial y con una gran responsabilidad de defender la fe, llevarla a los demás a través del apostolado y ser testigo de Jesucristo con la palabra y el ejemplo.

La Confirmación fortalece en nosotros las virtudes de la fe, esperanza y caridad, así como los siete dones del Espíritu Santo. Estos dones fortalecidos nos ayudan para cumplir nuestra responsabilidad de apóstoles y defensores de la fe.

¿Qué pasa cuando recibimos el Sacramento de la Confirmación?

Al recibir la Confirmación nos convertimos en verdaderos soldados de Cristo, siempre dispuestos a luchar de palabra y obra por nuestra fe.

¿Quién puede recibir la confirmación?

Toda persona que haya sido bautizada puede y debe recibir la Confirmación. Para recibir la Confirmación, hay que estar en estado de gracia (confesado), tener la intención de recibir el sacramento y prepararse para cumplir con el compromiso que éste implica.

También, se recomienda buscar la ayuda espiritual de un padrino(a) que nos guíe en el compromiso.

 ¿Quién administra el Sacramento de la Confirmación?

Los obispos son los sucesores de los apóstoles que estuvieron presentes el día de Pentecostés. Por lo tanto, es el obispo el ministro de la confirmación.

En una situación especial, el obispo puede autorizar a un sacerdote a administrar el Sacramento.

¿Qué se utiliza para realizar la Confirmación?

El obispo extiende sus manos sobre el confirmado como símbolo del don del Espíritu Santo a quien invoca para que descienda sobre el cristiano. Después, el obispo unge la frente con el santo crisma, que es aceite de oliva perfumado bendecido por el obispo el jueves santo. Este es un signo de consagración que simboliza el sello del Espíritu Santo que marca la pertenencia total a Cristo, a cuyo servicio quedamos desde ese momento y para siempre.

La imposición de las manos y la unción con el crisma constituyen la materia del Sacramento de la Confirmación. Junto con las palabras: “Recibe por esta señal de la cruz el don del Espíritu Santo”.

¿Qué debe hacer el que se ha confirmado?

El que se ha confirmado tratará de ser verdadero testigo y apóstol de Cristo, sobre todo, participando activamente en la comunidad cristiana del sector o comunidad parroquial a la que pertenece.

 ¿Qué requisitos se exigen para que un cristiano sea padrino de Confirmación?

El padrino o la madrina elegidos deben ser idóneos para desempeñar el oficio espiritual que asumen, procurando que tengan estas cualidades: suficiente formación religiosa, que pertenezcan a la iglesia Católica y que hayan recibido los sacramentos del Bautismo, Confirmación y Eucaristía.

Si son casados, que lo sean por la Iglesia.

¿Se puede repetir la confirmación?

No, la confirmación se recibe una sola vez en la vida, porque nos da el carácter de testigos y apóstoles de Cristo.

Siguientes capítulos sobre la CONFIRMACIÓN:

#15 Pentecostés
#16 Plenitud del Bautismo
#17 Testigos de Cristo en el Mundo
#18 Dones del Espíritu Santo
#19 Efectos de la Confirmación

 

www.unisabana.edu.co/fileadmin/Documentos/…/catequesis_confirmacion.pdf
laverdadcatolica.org/LaConfirmacion.htm
www.iglesia.org/item/564-meditación-sobre-el-sacramento-de-la-confirmación
religioncatolicaromana.blogspot.com › Sacramentos

Centro de Estudios Católicos

El Centro de Estudios Católicos CEC nace en 1969 en Lima (Perú), como una iniciativa de un grupo de jóvenes universitarios.

View all posts

Add comment

Deja un comentario