Hace algún tiempo vi  la película original “El Gran Gatsby”, la protagonizada por Robert Redford y Mia Farrow.  En esa película el narrador empieza con una frase que me llamó mucho la atención y me encantaría compartirla con todos ustedes.

Dijo así: “Mi padre me dio un consejo que no me deja de dar vueltas en la cabeza. Me dijo: antes de criticar a alguien recuerda que no todos han tenido las mismas ventajas que tú”.

Esta frase nos invita a reflexionar sobre todas esas veces que nosotros no tomamos conciencia y criticamos al otro y a sus errores. Sobre todo hoy en día, con las redes sociales, este linchamiento público se hace cada vez más evidente.

Pero, ¿por qué les comparto esto?

Es porque si nuestros hijos se exponen a esta falta de caridad estamos haciéndoles un gran daño. Si consideramos que la mayor escuela que tienen nuestros hijos somos nosotros mismos, no les enseñemos a que no sean caritativos con el otro.

Es importante que les enseñemos a nuestros hijos a que no juzguen a los demás, mucho menos si no tienen pruebas. No porque todo el mundo lo ponga en Facebook, Twitter, Instagram, es cierto y, si así lo fuera, ¿con qué derecho juzgamos nosotros?

Recordemos que todos somos frágiles y que podemos fallar.

Y para terminar, quisiera compartir con ustedes una frase que escribió Cervantes en el Quijote, y dice así: “Si acaso doblaras la vara de la justicia, no sea con el peso de la dádiva sino con la de la misericordia”.

© 2017 – Giuliana Caccia Arana para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Giuliana Caccia Arana

Giuliana está casada y tiene dos hijos. Comunicadora social (Universidad de Lima) y Master en Matrimonio y Familia (Universidad de Navarra, España), es creadora de La Mamá Oca y autora del libro “Educación en serio. Reflexiones para ser los padres que nuestros hijos necesitan” (Ed. Planeta/Sello Diana). También es Directora del área de Familia del CEC.

View all posts

Add comment

Deja un comentario