Muchas son las personas que optan por trabajar de noche. Ya sea porque les acomoda el horario o porque necesitan un segundo trabajo para sustentar a su familia. Lo importante es saber los riesgos que esto implica para la salud y cómo poder evitarlos. De esto nos habla Weforum.org en el siguiente artículo:

Millones de personas en todo el mundo trabajan por las noches. Limpian oficinas, conducen taxis, responden a emergencias, cuidan a los enfermos y ancianos y cada vez más, intercambian acciones y participaciones, brindan soporte técnico y responden llamadas de clientes en otras zonas horarias.

Alrededor de 15 millones de estadounidenses trabajan en turnos nocturnos. En el Reino Unido son más de tres millones, o el 11,7% de la fuerza de trabajo.

Las noches de trabajo pueden afectar las relaciones, las vidas sociales y, por supuesto, el los ciclos de sueño. Pero aún más preocupante es el costo que el turno de noche tiene para la salud.

Interrupción genética

En 2014, los científicos del Centro de Investigación del Sueño de Surrey (SSRC) en el Reino Unido descubrieron que las noches de trabajo nos afectan a nivel molecular. La investigación tomó un pequeño grupo de personas y cambió su patrón de sueño-vigilia a la de un trabajador nocturno.

Los análisis de sangre revelaron que alrededor del 6% de nuestros genes están programados para ser más o menos activos en momentos específicos. Una vez que los participantes cambiaron al trabajo nocturno, esta precisión genética se redujo al 1%.

La privación del sueño

El trabajo nocturno regular también puede llevar a la privación crónica del sueño, en la cual una persona entra en un bucle y no puede recuperar el sueño que necesita, dice la National Sleep Foundation (NSF).

La NSF recomienda dormir entre siete y nueve horas cada 24 horas. Sin embargo, aquellos que trabajan en horas nocturnas a menudo solo duermen entre cuatro y cinco horas de sueño.

Una encuesta realizada por la Academia Estadounidense de Ciencias del Sueño reveló que cuanto más envejecemos, menos sueño tenemos, con la Generación Y (de 20 a 34 años) recibiendo seis horas y 48 minutos de sueño en promedio, la Generación X (de 35 a 49 años) seis horas y 25 minutos, y los Baby Boomers (mayores de 50) solo seis horas y 18 minutos.

Esta falta de sueño puede ocasionar dificultad para concentrarse, y puede aumentar el riesgo de lesiones cerebrales. La NSF dice que los tiempos de reacción más lentos ocurren durante las horas nocturnas.

Además, las investigaciones de la Revista Escandinava de Trabajo, Medio Ambiente y Salud, que analizaron las lesiones cerebrales en diferentes turnos laborales entre 1996 y 2006, encontraron que las personas que trabajan en las noches parecen tener un mayor riesgo de lesiones.

La falta de sueño puede incluso causar depresión, advierte la NSF. De hecho, un estudio publicado por el Centro Nacional de Información Biotecnológica encontró evidencia que sugiere que el trabajo nocturno aumenta el riesgo de depresión.

¿Riesgo de cáncer?

Te puede interesar  Televisión Basura: Entrevista a Carla Rossi

Trabajar por las noches también pueden aumentar el riesgo de cáncer. Esto es particularmente agudo entre las mujeres, sugieren algunas investigaciones.

Un estudio publicado por la Asociación Estadounidense de Investigación del Cáncer en enero, que examinó más de 60 trabajos de investigación, concluyó que por cada cinco años de trabajo nocturno, el riesgo de desarrollar cáncer de mama entre las mujeres aumenta alrededor de un 3,3%.

Sin embargo, un estudio similar sostiene que las noches de trabajo tienen “poco o ningún efecto” en el riesgo de cáncer de mama en las mujeres.

Enfermedad del corazón

Las enfermedades cardíacas son otra preocupación. A través de un estudio publicado en 2016, la American Heart Association (AHA) descubrió que una interrupción del sueño y del ciclo del sueño puede afectar los ritmos naturales del cuerpo y la función cardiovascular.

La AHA dice que esto puede explicar el aumento de los riesgos cardiovasculares observados en los trabajadores de turnos nocturnos.

Qué puedes hacer para reducir los riesgos

Si bien estos ejemplos no son de ninguna manera exhaustivos, hay una variedad de formas de ayudar a reducir los riesgos de salud asociados con el trabajo nocturno.

Tras un estudio realizado por la Institución de Seguridad y Salud Ocupacional (IOSH) sobre los efectos del trabajo por turnos en la salud, la organización compiló una extensa lista de consejos para empleadores y empleados.

Por ejemplo, se aconseja a los trabajadores del turno nocturno que restrinjan su consumo de energía entre la medianoche y las 6 am, En lugar de comer al principio y al final de un turno. También se les insta a establecer un horario de sueño para facilitar el sueño durante el día.

En general, se aconseja a los empleados que eviten la cafeína, el alcohol y las comidas abundantes antes de irse a dormir.

El IOSH recomienda hacerse controles de salud regulares a todas las personas de 40 años o más, y a aquellos que han trabajado por turnos durante 10 años o más.

#CA$H

Fuente: weforum.org

Agregar commentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.