cruzjmjrioNos hemos llevado un valiosísimo recuerdo de la Jornada Mundial de la Juventud de Rio de Janeiro; venía en el “kit del peregrino” y la podemos llevar cerca del corazón todos los días. Cada vez que la veamos nos acordaremos de la experiencia vivida en Rio, y no sólo dirá que estuvimos ahí, sino mucho más…

Observándola a simple vista, está hecha de madera, con un cordel muy sencillo y con un espacio vacío en el interior que tiene la forma del Cristo Redentor del Corcovado. La verdad es que tiene un significado muy profundo, y por lo que representa, genera el deseo de llevarla en el pecho, cerca del corazón; esta cruz refleja algo que el peregrino anhela vivir, y por eso es una valiosa insignia.

Hecha de madera, como la que cargó el Señor, es muy sencilla, lo que me habla de humildad, con la que Cristo se quiso encarnar y a la que me invita cada vez que veo la cruz. Me habla de la pobreza de espíritu que debe estar cerca del corazón para acoger los bienes espirituales y es la humildad que nos lleva a escuchar lo que Dios nos quiere decir; virtud que constantemente nos remite al Papa Francisco, con quien nos hemos encontrado días atrás. Pero con mayor detenimiento, con mayor reverencia y profundidad, nos damos cuenta de que este símbolo comparte los dos aspectos principales del sacrificio de Jesús: la muerte y la resurrección. La mayoría de crucifijos nos recuerdan uno u otro aspecto, pero este tiene ambos.

A lo primero que nos remite es al madero Santo en el que murió Jesús para salvarnos del pecado, aquel que nos muestra a plenitud el misterio de la vida cristiana, nos recuerda que Dios nos ama hasta el extremo y que nos enseña el camino de la vida plena, de entrega total a los demás para amarlos como el mismo Hijo de Dios nos ha amado. Es una lección del peregrinar en esta vida que Jesús nos confirma con su vida. Amar de verdad es llegar hasta la cruz por el otro, cumpliendo el plan de Dios, incluso hacer sacrificios que nos hagan perdernos a nosotros mismos. Ahora, es clave saber que la Pasión del Señor no se queda aquí. Hasta la cruz, Cristo ya es un hombre que ha hecho maravillas, le enseña al hombre cómo ser feliz, cómo realizarse, y le perdona los pecados con su inmolación. Pero es necesario que se dé la resurrección para confirmar las promesas del perdón de los pecados, de la vida eterna y de nuestra futura resurrección. La cruz, que habla del perdón de nuestros pecados exige la resurrección para plenificar su mensaje de redención, pues «si Cristo no hubiera resucitado vana sería nuestra fe» (Cor 15,14); implica la resurrección, y con esta se confirma nuestra fe, se confirma el amor de Dios que sale al encuentro de cada uno de nosotros y que clama al corazón para decirnos que nos ama, de forma personal.

Cristo-Redentor-fotos-2Por esto, este simple y hermoso símbolo de madera lleva por dentro, en el centro, la silueta del Redentor; la silueta de Dios hecho hombre que ha resucitado y nos recibe con los brazos abiertos para acoger a todos los hombres sin excepción; lleva en el centro el misterio de la resurrección, que es necesario aceptar, que es inseparable de la cruz y que revela la maravillosa misericordia de Dios todopoderoso que no podemos comprender pues nos sobrepasa.

Por eso, la silueta vacía de Cristo resucitado recuerda que este misterio crucial necesita de la fe, la cual es la seguridad que nos da Dios sobre aquello que no podemos tocar ni ver pues es un misterio intangible pero real; y con la fe creemos que ha resucitado así no esté aquí presente como hombre, pero que está, y que le da sentido a todo. Por eso, así no haya algo dentro del contorno, este vacío ya tiene el significado de lo misteriosa que es la resurrección y la sencillez de Dios para mostrárnoslo.

Este es un simple recuerdo, no sólo de la experiencia JMJ sino de mucho más.

© 2013 – Carlos Hilgert Delgado para el Centro de Estudios Católicos – CEC
 
 

Carlos Hilgert Delgado

Carlos tiene 22 años, estudió dos años de psicología en la UCSP (Perú). En la actualidad vive en el centro de formación del Sodalicio de Vida Cristiana.

View all posts

1 comment

Deja un comentario