Los papás queremos proteger a nuestros hijos de todo mal. Sin embargo, tenemos que tener mucho cuidado de no pasar los límites hacia la sobreprotección.

 

Por eso acá, yo les voy a dar 5 señales para que miren, si efectivamente, no se están convirtiendo en esos papás helicóptero que sobre vuelan encima de los hijos, cuidando absolutamente todos sus movimientos.


La primera señal: tu hijo te llama siempre para que les resuelvas todos sus problemas. Si eso está pasando, quiere decir que tu hijo aún no ha madurado o que tú no has querido soltarlo. Si quieres su bien, tienes que decirle: ¡oye, resuelve tus problemas!

Sino, ¿qué va a pasar el día que tu no estés?.

 

La segunda señal, es que tu hijo no puede manejar la frustración. De hecho, que a nadie le gusta frustrarse, pero, así es la vida. Hay cosas que a veces no salen bien y hay cosas que a veces no nos salen tan bien. Por lo tanto, tenemos que educar a nuestros hijos en la resiliencia.

Esta tercera señal, de que podemos estar sobreprotegiendo a nuestros hijos,
puede prestarse un poco a confusión, porque claro, es normal que los chicos prefieran hacer las cosas rápidamente y con el menor esfuerzo. Si constantemente vemos que alguno de nuestros hijos quiere irse por el camino fácil y está evitando el esfuerzo, de repente no les hemos exigido lo suficiente.  Y si pues, hay que exigirles porque la vida está llena de trabajo duro.

 

Una cuarta señal es que los papás estamos encima de la tarea de nuestros hijos, persiguiendolos para que lo hagan o peor aún hacerlas por ellos. No hagamos las cosas por nuestros hijos. Una cosa es acompañarlos, guiarlos, responderles algunas preguntas y otra muy distinta es suplir el trabajo que ellos tienen que hacer.

 

Y una quinta señal, puede ser que constantemente estás buscando información por internet
para ver cuál es la mejor comida, alimentación orgánica, las mejores vitaminas, el mejor colegio, la mejor clase particular. ¡Hay que relajarse!

 

Sí, de hecho, como padres siempre vamos a querer lo mejor para nuestros hijos, pero también es responsabilidad nuestra hacer de ellos adultos autónomos y responsables.

¡Empecemos hoy! Seamos padres protectores pero no helicóptero.

© 2017 – Giuliana Caccia Arana para el Centro de Estudios Católicos – CEC

 

Giuliana Caccia Arana

Giuliana está casada y tiene dos hijos. Comunicadora social (Universidad de Lima) y Master en Matrimonio y Familia (Universidad de Navarra, España), es creadora de La Mamá Oca y autora del libro “Educación en serio. Reflexiones para ser los padres que nuestros hijos necesitan” (Ed. Planeta/Sello Diana). También es Directora del área de Familia del CEC.

View all posts

Add comment

Deja un comentario