Tengo varias amigos solteros, solteras, como ella, que tienen 30 años o más y que cuando les preguntan sobre su vida amorosa, sienten cierta angustia por la presión social. Algunos ya han descubierto su vocación, pero otros, se molestan incluso cuando les hacen esa pregunta que les han hecho tantas veces, ¿no? Si pusieras en una balanza el matrimonio o la vida consagrada, ¿por cual te inclinarías? Bueno esa respuesta no siempre es tan evidente y esas dos opciones, a veces no son suficientes para la persona, para el momento que está viviendo ¿Qué hacer? ¿Cuál es el camino para ti? ¿Cómo puedes descubrirlo? ¡Tranquilo! ¡Respira! ¡Baja la ansiedad! ¡Hay esperanza! Descubrámoslo juntos.

Clave número uno: Quiero decirte que la vocación primera del cristiano, es el llamado a la santidad en todo momento de la vida y pese a toda circunstancia. La Iglesia nos enseña en la Constitución del Concilio Vaticano II, “Lumen Gentium”, que todos los fieles cristianos son llamados por el Señor, cada uno por su camino, a la perfección de aquella santidad con la que es perfecto el mismo Padre.

Clave número dos: Pero, ¿cómo descubro ese camino? debemos buscar conformarnos con Cristo. Ser discípulo de Jesús significa hacerse conforme a Él, que se hizo servidor de todos hasta el don de sí mismo en la cruz.

Clave número tres: Dedicar tiempo al discernimiento. El llamado a la santidad es algo específico y único para cada uno y, ¡puede que nos sorprenda! Entre otras cosas, implica orar, acudir a un director espiritual, percibir los anhelos, los sueños, la propia historia. Es decir, más que esforzarnos tanto por encontrar a esa persona, mejor preocupémonos de discernir cuál es el camino que Dios tiene para ti y así para Dios será más fácil también poner en la ruta a esa persona que tú tanto anhelas.  

Clave número cuatro…cuatro: Esto implica comprometerse con uno mismo para encontrar el camino. Porque nos puede pasar que caigamos en una suerte de inmovilidad espiritual y nos quedemos congelados y dejar que los años pasen y pasen, por aparente seguridad o comodidad. Porque tenemos la responsabilidad de descubrir, de discernir, aquello que Dios quiere para cumplir ese plan que nos va llevar a la plena felicidad.

Clave número cinco: Pero el que Dios haya pensado un camino para ti, ¿significa que está todo escrito, como un camino irrenunciable? ¿Y qué pasa si te sales del camino? ¿Se acabó la felicidad para ti? ¡No! Porque si hay algo fundamental que define a los hijos de Dios, es su libertad. Dios nos quiere libres, incluso, para desviarnos del camino que Él tenía pensado para nosotros. Pero, !tranquilo! Él se las va ingeniar, como sea, para crear quizás otro plan, otro camino para ti para que llegues al mismo destino, a esa felicidad.

Clave número seis y final: ¿Y si no te sientes llamado ni al matrimonio, ni a la vida religiosa? Quizás te preguntas, ¿cómo puedes vivir tu soltería? Te quiero decir que el estado civil de una persona no es necesariamente lo que lo conduce a la felicidad, sino cómo la persona desde ese estado, encarna su propia realidad. Ojo que ser soltero no significa vivir una vida desenfrenada o dedicada sólo a sí mismo, como algunos podrían pensar, sino por el contrario, puede vivirse con un fuerte compromiso con la vida y con la sociedad. Algunos demoran años en descubrir su vocación y otros son felices siendo solteros dedicando su vida, por ejemplo, cuidando enfermos o a los más necesitados. Lo importante aquí es procurar descubrir cuál es ese llamado.

Me dirás: “Carolina, ¡si ya entendí! ¡Tengo que hacer discernimiento! Pero, ¿cómo lo hago? Bueno, te cuento que te daré algunas claves en el próximo Vlog.

© 2017 – Carolina Requena para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Carolina Requena Durán

Carolina es periodista y se ha especializado sirviendo en diversas instituciones de Iglesia como la Conferencia Episcopal de Chile, Radio María y ACI Prensa.

Además fue corresponsal para Latinoamérica del canal EWTN donde estuvo a cargo de las coberturas en vivo de visitas papales.

Actualmente es Directora Editorial y de Contenidos del CEC (Centro de Estudios Católicos) y además es Directora y guionista de la serie de documentales www.tesorosdelpueblo.com

View all posts

Add comment

Deja un comentario