Las palabras de Jesús (Mt 16, 10) no terminan así. Dice también: “mansos como las palomas”. La cita es muy conveniente si pensamos en los que redactaron el “Currículo Nacional de Educación”[1] que se está impartiendo en las escuelas de Perú para este 2017. No es novedad para nadie, que la “ideología de género” se trata de un “acalorado” diálogo no sólo en Perú, sino que está presente en distintos países latinoamericanos.

¿Alguno se ha puesto a pensar por qué la tan mencionada “ideología de género” genera tanta discusión hoy en día? Pensemos que se trata de contenidos que se van a enseñar a nuestros hijos ¿No debemos estar preocupados los padres por las ideas que se están enseñando? Les digo una cosa más. Llama la atención, que mientras en muchos de nuestros países latinoamericanos se está obligando, desde el Gobierno, a que se impartan estos contenidos, países de primer mundo, como Nueva Zelanda, Noruega, Suecia, Finlandia, Dinamarca e Islandia[2] – por decir algunos – ya se dieron cuenta de lo permisivo que son los postulados de dicha ideología.

Les invito a que investiguen un poco en internet, en libros y distintos materiales – que hoy en día abundan – y aprendan de qué se trata esta ideología. A veces escuchamos ciertas cosas tantas veces, que simplemente “asumimos” que ya la entendemos. Pero, pregúntense: ¿Qué es una ideología? ¿Por qué utilizan la palabra “género” y no “sexo”? ¿Qué quiero decir con estas preguntas? No podemos permanecer indiferentes ante un problema tan discutido en nuestros países. Además, tratándose de algo que van a enseñar a nuestros hijos.

Por ejemplo, en Perú, hay que reconocer algo: Los que redactaron el currículo educativo básico, son muy inteligentes y saben bien lo que están haciendo. La manera como lo han redactado se acomoda muy bien, tanto a los papás que lo aprueban, así como a los que decididamente lo rechazan. Por un lado están los que defienden la “igualdad de derechos, oportunidades y deberes”, la “equidad de género”, los que quieren desaparecer el “bullying” en los colegios y piden que se respeten aquellos que tienen opciones sexuales distintas de la mayoría.

¿Está mal esforzarse por eso? ¿Esa será la reclamación de los que están contra la “ideología de género”? Por el otro lado, están los que ya dijimos quieren rechazarlo, pues dicen que contiene una serie de ideas, que pueden orientar a los niños y niñas de manera equivocada, acerca de la correcta comprensión de su propia sexualidad. ¿Es posible hacer que los chicos y chicas se confundan acerca del sexo con el que nacieron? Estas son algunas preguntas que todos los papás tienen que hacerse, pues de eso se trata el debate.

Lo cierto es que la cuestionada “ideología de género” está convulsionando no sólo ámbitos legislativos, judiciales y otras instancias gubernamentales, sino también directores, profesores y padres de familias, que por desinformación o una pésima ilustración por parte de los medios de comunicación – por no decir interesado y mal intencionado – está generando una aguda polarización. Lo cual quedó más que evidente el 4 de marzo, cuando más de un millón de padres en Perú, salieron públicamente a manifestar su rechazo al Currículo, ya mencionado arriba, que enseñarán a partir de este año.

Según mi opinión personal (vale la pena decir que se trata de una opinión muy personal), la polarización, al final, difícilmente hará que el Ministerio de educación peruano se retracte de posición. Según una estrategia elemental, dice la Ministra de educación una y otra vez, que lo que reclaman los padres opositores no está presente en el texto (lo cual, obviamente, sucede también en otros países por parte de aquellos que quieren solapar esos criterios equivocados para enseñarlos a los niños y niñas, sin el conocimiento e incluso consentimiento de los padres).

Sin embargo, normalmente está desarrollado de modo muy sutil y astuto. Para una lectura rápida y superficial, ese contenido puede parecer algo superficial y pasar inadvertidamente. Por lo tanto, creo yo, la mejor manera de luchar contra el currículo propuesto en distintos países, es leyéndolo con calma y descubriendo las sutilezas, aunque también es justo decir, desarmar la manera descarada como se propone dicha propuesta ideológica.

Les exhorto a los padres de familias que lean las cosas que quieren enseñar a los hijos e hijas ¿Qué padre quiere que sus hijos aprendan cosas que son mentiras? Obviamente, esa actitud implica un esfuerzo para dedicarle tiempo a la lectura e información acerca de las proposiciones de esta ideología.

Las manifestaciones multitudinarias son fundamentales para que el gobierno tome en serio la “voz” de los padres, que tienen todo el derecho de que sus hijos no reciban esa educación. Formar la conciencia y valores de los niños es responsabilidad prioritaria de los padres. Esas manifestaciones son muy necesarias para “obligar” que el Gobierno de “pasos atrás”, y saque en lo posible los rastros de la “ideología de género”, que educarán de modo totalmente equivocado a los hijos e hijas, que crecerán con la idea de que es algo normal la elección de género a lo largo de su desarrollo.

Es totalmente paradójico, la libertad que reclaman estos ideólogos, cuando son más bien ellos, cerrados e intolerantes a cualquier crítica que se les haga. Más bien, buscan imponer una comprensión totalmente tergiversada de la identidad personal. Basta ver simplemente algunos debates y discusiones en internet (pongan simplemente la expresión “ideología de género”, y encontrarán muchísimo material, debates, discusiones, etc… con personas que están muy enteradas del asunto).

Cuando hablamos de una imposición arbitraria y autoritaria, sin fundamento en la realidad ¿No nos recuerda esto actitudes al estilo nazi o comunista, que controlaban la manera de pensar? Es irónico, pero estamos siendo testigos de un liberalismo capitalista con rasgos comunistas, pues promulgan la libertad de elección, pero desde una propuesta  que todos tienen que aceptar como única. ¿Acaso somos libres cuando se nos impone una manera de pensar que todos tenemos que aceptar como la única verdadera? ¿Dónde está la libertad de creencias, de opiniones? ¿La libertad de expresión que tanto reclaman los medios de comunicación? Los cuales, paradójicamente, están alineados con todos estos caviares, que buscan imponer esa manera de pensar ideológica.

Los que han leído la novela “1984”, de George Orwell, se recordarán una sociedad controlada, manipulada por un “Gran Hermano”, que a través de un lenguaje ambiguo e interesado, presenta de modo muy articulado y “sensato”, ideas contrarias a la libertad de conciencia, la libertad de expresión y libertad de opinión y creencias. Para ello tenían controlados los medios de comunicación (periódicos, televisión, películas, series y novelas, etc..), ejecutivo, legislativo, jurídico, acomodando todas las instituciones representativas del pueblo en la línea ideológicamente interesada, con el objetivo principal de manejar el sistema educativo de tal manera que transformaban generaciones enteras, creando una cultura que permitía el control de una minoría autoritaria.

Por detrás de la polarización social que vemos hoy en día, existe una estrategia muy bien orquestada, que difícilmente será derrumbada. Estamos hablando de una “corriente de pensamiento” que viene de décadas atrás. Se trata de una guerra cultural que prácticamente ya está perdida por los que defendemos el valor de la vida auténtica. Lo que nos toca son las batallas de “emergencia”, que retardarán el avance impositivo de instituciones como “Planned Parenthood”, ONU, Unicef, la industria farmacéutica, ONG´s y empresas plegadas a esos intereses ideológicos, que en el fondo ocultan los fines económicamente codiciosos, sin importar la dignidad y valor de aquellos que son el futuro de la humanidad.

Por mencionar Perú, solo en 2014, “Planned Parenthood” invirtió más de 1 millón 103 mil dólares para su agenda de promoción del aborto, repartidos entre las ONG´s, Instituto Peruano de Paternidad Responsable (INPPARES) –sucursal de la multinacional en ese país–, el Centro De La Mujer Peruana Flora Tristan, la Asociación Familia Sana, el Consorcio Latinoamericano Contra el Aborto Inseguro (CLACAI), la oficina peruana de Católicas por el Derecho a Decidir y PROMSEX.

Todas estas siguen promoviendo esa propuesta ideológica. Valdría la pena, que cada uno averiguara en sus propios países, cuáles son las instituciones que promueven las políticas de una Asociación Internacional como “Planned Parenthood”, que promueve el aborto, y trafica descaradamente los órganos de los fetos o embriones abortados, con fines meramente económicos ¿Quién no se acuerda del escándalo internacional que generaron algunos videos, mostrando como las “cabezas” de dicha institución traficaban las partes de los niños y niñas abortados?[3]

Las manifestaciones multitudinarias, marchas, organizaciones sociales y la misma Iglesia deben seguir todo tipo de luchas en vistas a desaparecer todo tipo de manifestaciones en la línea de esa ideología de género, a la cual se pliegan lobbies como LGTB´S, homosexuales, difusores de leyes que buscan el matrimonio homosexual, grupos TRANS, industrias y empresas con intereses económicos, etc… que descubrieron en esa ideología el “fundamento” intelectual que les faltaba.

Todo esto implica de nuestra parte una actitud muy crítica. No podemos seguir siendo simples espectadores. Debemos luchar por nuestros derechos. Los padres deben luchar por lo que creen correcto para sus hijos. Sino, otros se encargaran de educarlos. Estamos abordando un tema extremadamente delicado, pues involucra distintas aristas ya presentes en la cultura. Se fundamentan en corrientes de pensamientos que ya están profundamente admitidas por la sociedad actual. ¿Quién no ha escuchado la postura relativista o subjetivista? ¿Quién nunca escuchó decir que alguien es un agnóstico? Les invito a que averigüen qué dicen esas corrientes filosóficas.

Es tan sencillo como “googlear” esas palabras, y por lo menos encontrarán la famosa “Wikipedia” que explicará de modo sencillo qué significan cada una de esas maneras de pensar. Tantas veces usamos los recursos tecnológicos para distintos intereses. Diversión, estudio, presentaciones, pesquisas que fundamenten trabajos universitarios, hasta recursos que ayuden en nuestras profesiones. ¿No deberíamos tener la misma actitud preocupada e interesada para entender por qué tantos padres están opuestos a la “ideología de género”? Planteo simplemente una pregunta importante: ¿Porque los defensores de la ideología se oponen tanto a que simplemente se cambie la palabra “género” por “sexo”? Me gustaría escuchar una respuesta a esa pregunta. O sino, ¿qué significa que el chico o chica, a lo largo de su crecimiento, “descubre” y “desarrolla” su identidad de género? Parecen preguntas difíciles, pero basta averiguar un poco sobre la propuesta de “género” para descubrir qué está por detrás de esas afirmaciones.

Hay una frase en el currículo peruano que me muestra claramente esa intención maquiavélica de no decir claramente lo que estos ideólogos buscan. Dice así: “Si bien aquello que consideramos “femenino” y “masculino” se basa en una diferencia biológica-sexual, estas son nociones que vamos construyendo día a día”. Me confunde un poco dicha oración ¿Existe esa diferencia real entre lo masculino y lo femenino? O ¿Se trata de construir la postura “sexual” a lo largo de la vida?

En verdad, me extendería mucho si mencionara otras inquietudes a las que me gustaría una sincera explicación. Invito y exhorto a los papás que quieran estar informados sobre qué les van a enseñar a sus hijos en el colegio, entren a internet, investiguen, fórmense e infórmense acerca de cómo quieren educar actualmente a los niños. Está a la mano de todos esa importantísima responsabilidad. Luchemos…. Sí! Protestemos…. Sí! Marchemos…. Sí! Pero no nos olvidemos que la lucha más importante es el diálogo cultural. Es decir, debemos formarnos y ser capaces de desenmascarar la astucia de nuestros enemigos. Mejor dicho, formarnos para defender el auténtico desarrollo de nuestros hijos e hijos.

[1] http://www.minedu.gob.pe/curriculo/pdf/curriculo-nacional-2016-2.pdf

[2] http://blog.iese.edu/nuriachinchilla/2014/07/no-mas-lavado-de-cerebro-en-noruega-desmontan-el-mito-de-la-ideologia-de-genero/

[3] http://www.actuall.com/vida/el-congreso-de-los-ee-uu-confirma-que-planned-parenthood-se-lucra-con-el-trafico-de-organos/

© 2017 – Pablo Augusto Perazzo para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Pablo Augusto Perazzo

Pablo nació en Sao Paulo (Brasil), en el año 1976. Vive en el Perú desde 1995. Es licenciado en filosofía y Magister en educación. Actualmente dicta clases de filosofía en el Seminario Arquidiocesano de Piura.
Regularmente escribe artículos de opinión y es colaborador del periódico “El Tiempo” de Piura y de la revista "Vive" de Ecuador. Ha publicado en agosto de 2016 el libro llamado: “Yo también quiero ser feliz”, de la editorial Columba.

View all posts

Add comment

Deja un comentario