Es posible y es necesario perdonar una infidelidad. Para ello uno debe distinguir qué cosa es el perdón y qué es la reconciliación.

Si quieres seguir adelante con tu vida y ser feliz, el perdón se convierte en una necesidad. Esto no implica que tengas que reconciliarte con la persona que te lastimó, es decir, volver a tener una relación con él o ella.

Por otro lado, el perdón no depende de que te lo pidan sino de que tú quieras decidir quitarte del alma el peso del dolor, del daño o de la ofensa.

El proceso del perdón implica volver a confiar, primero en ti y luego en la otra persona. No basta con la expresión de decir: “te perdono”.

La confianza es una decisión. Los seres humanos estamos diseñados para confiar porque la confianza es un elemento indispensable para acercarnos a los demás, lo que es indispensable para poder sobrevivir.

Es necesario buscar ayuda terapéutica porque el perdón es un proceso muy fuerte y vale todo el esfuerzo lograrlo.

© 2017 – Ricarte Cortez Garcia para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Ricarte Cortez

Psicoterapeuta Familiar – Médico

Médico General. Egresado de la Universidad Peruana Cayetano Heredia.
Post Título en el Instituto Familiar Sistémico de Lima – IFASIL - como Terapeuta Familiar Sistémico.
Conciliador Extrajudicial Familiar. Capacitador de personal de las Defensorías del Niño y el Adolescente.
Comunicador Social. Conductor de programas de radio y televisión.
Investigador en: violencia familiar, mediación y epistemología sistémica.
Conferencista.
20 años de experiencia como Terapeuta Sistémico.

View all posts

Add comment

Deja un comentario