Hoy en Sacramentos.FE seguimos profundizando en el sacramento de la Confirmación:

Testigo de Cristo en el mundo

«Vosotros sois la sal de la tierra. Vosotros sois la luz del mundo». El Señor dirige hoy estas palabras a todos los cristianos, a cada uno de nosotros.

Somos llamados a ser testigos de nuestro cristianismo en este mundo ante todos los hombres.

Y este testimonio debe realizarse no tanto en muchas palabras, sino sobre todo en nuestras acciones y obras. Porque el mundo moderno quiere que las palabras se traduzcan en hechos; los principios, en efectos; la fe y la caridad, en obras. El mundo actual no se convertirá nunca a Dios si no encuentra en nosotros, en nuestras vidas cristianas, un signo y testimonio de la presencia de Dios. Cuando, por eso amamos a nuestros hermanos a través de nuestro actuar, estamos amando a Dios de un modo auténtico y directo.

Testigo de Cristo en el mundo en profundidad

El Papa Francisco en la Jornada Mundial de la Juventud nos pidió a los jóvenes que seamos revolucionarios. Y no sólo el Papa… incluso Dios quiere que seamos revolucionarios. Y lo quiere tanto que creó un sacramento para que lo seamos…

Si bien Dios pudo haber decidido hablarnos desde el cielo, como lo hizo en el bautismo de Jesús o en la Transfiguración, o pudo haber hecho que su voz saliese desde el fondo de la tierra, quiso entregarnos su Palabra de una forma muy específica: de boca en boca. Dios quiso que el amor manifestado en su Palabra fuera anunciado y entregado de generación en generación por medio de hombres y mujeres específicos: Moisés habló en nombre de Dios ante los egipcios y el pueblo escogido, los profetas hablaron antes reyes y todo Israel, María con su Sí habló a todas las generaciones, en fin.

La forma que Dios ha escogido para acercarse a nosotros es a través de nosotros mismos, los seres humanos. Por eso quiere darte todo lo que necesitas, así como hace más de dos mil años en Pentecostés hizo que los apóstoles, hombres débiles, cobardes, que estaban escondidos y encerrados, salieran y se llenaran de la fuerza de Dios y lo anunciaran ante todos los pueblos.

A los cristianos se nos confía la misión de llevar el tesoro de nuestra fe a los demás. Dios cuenta con nosotros para que otros lo puedan conocer. Y esa fuerza en la debilidad, ese poder, esa Gracia, nos llega de una manera privilegiada en nuestra Confirmación. Desde ese día, somos llamados de manera muy especial a ser testigos de Dios en este mundo, a ser luz para muchos, a que nuestro comportamiento, acciones, y vida entera hablen y anuncien a Dios.

En el Catecismo

1303 Por este hecho, la Confirmación confiere crecimiento y profundidad a la gracia bautismal: nos introduce más profundamente en la filiación divina que nos hace decir “Abbá, Padre” (Rm 8,15).; nos une más firmemente a Cristo; aumenta en nosotros los dones del Espíritu Santo; hace más perfecto nuestro vínculo con la Iglesia; nos concede una fuerza especial del Espíritu Santo para difundir y defender la fe mediante la palabra y las obras como verdaderos testigos de Cristo, para confesar valientemente el nombre de Cristo y para no sentir jamás vergüenza de la cruz.

1319 El candidato a la Confirmación que ya ha alcanzado el uso de razón debe profesar la fe, estar en estado de gracia, tener la intención de recibir el sacramento y estar preparado para asumir su papel de discípulo y de testigo de Cristo, en la comunidad eclesial y en los asuntos temporales.

Citas de la Sagrada Escritura

Pero cuando venga el Espíritu Santo sobre ustedes, recibirán poder y serán mis testigos tanto en Jerusalén como en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra. (Hch 1,8)

En aquel día se dirá: «Alaben al Señor, invoquen su nombre; den a conocer entre los pueblos sus obras; proclamen la grandeza de su nombre.» (Is 12,4)

Les dijo: «Vayan por todo el mundo y anuncien las buenas nuevas a toda criatura.» (Mc 16,15)

Sin embargo, considero que mi vida carece de valor para mí mismo, con tal de que termine mi carrera y lleve a cabo el servicio que me ha encomendado el Señor Jesús, que es el de dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios. (Hch 20,24)

Vosotros sois la sal de la tierra. Mas si la sal se desvirtúa, ¿con qué se la salará? Ya no sirve para nada más que para ser tirada afuera y pisoteada por los hombres. ” Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en la cima de un monte. Ni tampoco se enciende una lámpara y la ponen debajo del celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. Brille así vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos. (Mt 5, 13-16)

Frases del Papa Francisco acerca de ser Testigo de Cristo en el mundo

«Y éste es uno de los rasgos del cristiano, que ha recibido la luz en el Bautismo y debe darla. Es decir, el cristiano es un testigo. Testimonio. Una de las peculiaridades de las actitudes cristianas. Un cristiano que lleva esta luz, debe hacerla ver porque él es un testigo. Cuando un cristiano prefiere no hacer ver la luz de Dios, sino que prefiere sus propias tinieblas, éstas le entran en su corazón porque tiene miedo de la luz y los ídolos, que son tinieblas, le gustan más. Entonces le falta, le falta algo y no es un verdadero cristiano. El testimonio. Un cristiano es un testigo de Jesucristo, Luz de Dios. Y debe poner esta luz sobre el candelabro de su vida».

«Son los testigos, es decir los santos, los santos de todos los días, los de la vida ordinaria, pero con coherencia, y también testigos hasta el final, hasta la muerte. Estos son la sangre viva de la Iglesia, estos son los que llevan adelante la Iglesia. Los testigos: los que atestiguan que Jesús está resucitado, que Jesús está vivo, y lo atestiguan con la coherencia de vida y con el Espíritu Santo que han recibido como regalo».

«La coherencia entre la vida y lo que hemos visto y oído es propiamente el comienzo del testimonio. Pero el testimonio cristiano tiene otra cosa, no es solo del que lo da: el testimonio cristiano es, siempre, cosa de dos. ‘De estos hechos somos testigos nosotros y el Espíritu Santo’. Sin el Espíritu Santo no hay testimonio cristiano. Porque el testimonio cristiano, la vida cristiana es una gracia, es una gracia que el Señor nos da con el Espíritu Santo».

Frases de Benedicto XVI acerca de ser Testigo de Cristo en el mundo

«Así pues, nuestra fe está fundada, pero es necesario que esta fe se transforme en vida en cada uno de nosotros. Es preciso realizar un esfuerzo amplio y capilar para que cada cristiano se convierta en “testigo” capaz y dispuesto a asumir el compromiso de dar a todos y siempre razón de la esperanza que lo impulsa. Por esto, hace falta volver a anunciar con vigor y alegría el acontecimiento de la muerte y la resurrección de Cristo, centro del cristianismo, fulcro fundamental de nuestra fe, palanca poderosa de nuestras certezas, viento impetuoso que barre todo miedo e indecisión, toda duda y cálculo humano».

«Sólo podemos ser testigos de Cristo si nos dejamos guiar por el Espíritu Santo».

«En los diversos ambientes de la vida, los cristianos están llamados a ser agentes de verdad y testigos valientes del Evangelio».

«Donde no llegan nuestras fuerzas, el Espíritu Santo nos transforma, nos colma de su fuerza y nos hace testigos plenos del ardor misionero de Cristo resucitado».

«Jesús, después de resucitar y subir al cielo, envía a la Iglesia su Espíritu para que cada cristiano pueda participar en su misma vida divina y se convierta en su testigo en el mundo».

Frases de san Juan Pablo II acerca de ser Testigo de Cristo en el mundo

«Pero la verdad es Jesucristo. ¡Amad la verdad! ¡Vivid en la verdad! ¡Llevad la verdad al mundo! Sed testigos de la verdad. Jesús es la verdad que salva. Él es la verdad total hacia la que nos conducirá el Espíritu de la verdad».

«Los fieles laicos debido a su participación en el oficio profético de Cristo están plenamente implicados en esta tarea de la Iglesia. En concreto, les corresponde testificar cómo la fe cristiana más o menos conscientemente percibida e invocada por todos constituye la única respuesta plenamente válida a los problemas y expectativas que la vida plantea a cada hombre y a cada sociedad».

«¡Descubrid vuestras raíces cristianas, aprended la historia de la Iglesia, profundizad el conocimiento de la herencia espiritual que os ha sido transmitido, seguid a los testigos y a los maestros que os han precedido! Sólo permaneciendo fieles a los mandamientos de Dios, a la alianza que Cristo ha sellado con su sangre derramada en la Cruz, podréis ser los apóstoles y los testigos del nuevo milenio».

«El encuentro personal con Cristo ilumina la vida con una nueva luz, nos conduce por el buen camino y nos compromete a ser sus testigos. Con el nuevo modo que Él nos proporciona de ver el mundo y las personas, nos hace penetrar más profundamente en el misterio de la fe, que no es sólo acoger y ratificar con la inteligencia un conjunto de enunciados teóricos, sino asimilar una experiencia, vivir una verdad; es la sal y la luz de toda la realidad».

Preguntas para profundizar acerca de ser Testigo de Cristo en el mundo

¿Qué Significa ser “Testigos de Cristo”?

Significa que el Espíritu Santo nos ayuda a vivir la fe cristiana y a dar testimonio de ella ante los demás mediante nuestro ejemplo.

¿Cómo podemos ser testigos y apóstoles de Cristo?

La mejor manera de ser testigos y apóstoles de Cristo es viviendo según los mandamientos de Moisés que nos dejó inscritos nuestro Señor Jesucristo y a través de nuestro actuar diario vean que tenemos un sello que nos diferencia del resto y que eso los llame para saber que es aquel que posee el que yo no poseo para que a través de mi ejemplo los demás quieran vivir lo mismo que yo y a través de este encuentro real querer salir al encuentro de Dios.

¿Cómo podemos ser luz del mundo? ¿Cómo podemos dar testimonio de Cristo en medio de los hombres?

El signo característico del cristiano auténtico es el amor, el amor a Dios y el amor a los hermanos.

Seremos sal de la tierra, luz del mundo en la medida en que seamos testigos fieles del amor sin límites de Jesucristo, en nuestra propia vida.

Es la única prueba convincente de que Él sigue vivo: que nuestra comunidad cristiana, nuestras familias, cada uno de nosotros vivamos con tanto amor y entrega servicial, que los demás sientan ganas de unirse a nosotros. Que ellos sólo puedan explicarse nuestra entrega cristiana, admitiendo que Cristo se ha hecho vivo de nuevo en nosotros.

#14 ¿Qué es la Confirmación?
#15 Pentecostés
#16 Plenitud del Bautismo
#18 Dones del Espíritu Santo
#19 Efectos de la Confirmación

Centro de Estudios Católicos

El Centro de Estudios Católicos CEC nace en 1969 en Lima (Perú), como una iniciativa de un grupo de jóvenes universitarios.

View all posts