Rincón.

Rincón,
me guarezco en tu fondo,
me refugio y acojo
porque, falto de techo,
he andado, maltrecho,
recorridos que no,
no quisiera descorrer,
no y no.

Rincón,
a tus faldas me echo
y, arrullado, me duermo
sin saber que irá de ser
de mi vida,
que, entregada,
despilfarro sin medida:
es mi vida.

Pero ando sin norte
y descuido el sendero de antaño,
y hace tiempo que el señor del timonel,
ya no es,
ya no es
quien guía.

Y frecuento rincones de un lago
mil y un veces navegado.

Y no avisto en la bruma
ni mi tierra ni hermanos.

Y me abruma pensar
que, tarde o temprano,
deberé escoger
si naufrago o desembarco.

¡Cuánto quisiera
recibirte en mi barco otra vez!

¡Cuánto quisiera, a pesar
de que te hube sepultado
con mis sueños y pasado,
recostarme
a tus pies!

Como ayer,
como ayer…

Rincón,
en tus pliegues mi llanto
algún día con ternura
transfigura…

¡Cuánto extraño
y adolezco
serle fiel!

© 2016 Centro de Estudios Católicos – CEC. El blog ArcaAbierta está a cargo de Renzo Chávez

Blog ArcaAbierta

ADELANTE, mi arca está abierta. Aquí podrás hallar compartido mi tesoro, mi corazón abierto. "Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón". En arca abierta, el santo tienta nostalgia de Dios.
Blog a cargo de Renzo Chávez.

View all posts

Add comment

Deja un comentario