Veo con preocupación a la distancia física más no espiritual, como se ha vivido el clima electoral de estas últimas semanas en la tierra que tanto quiero.

Por momentos surge una exclamación fuerte que me dice que “el sistema está podrido” o pienso también que estoy presenciando un combate de “todo vale”. Me hago la pregunta ante los últimos acontecimientos que para muchos de estos “señores” políticos cualquier medio es justificable con tal de alcanzar el poder.

Se me han ocurrido algunas ideas que quiero compartir con ustedes y que espero humildemente puedan colaborar a reflexionar un poco y de ahí que cada uno actúe consecuentemente.

La política es un espacio humano, y siempre se debe tener en cuenta su carácter relativo: es así, no en cuanto a que no exista sino en cuanto a que no es la totalidad de la realidad. Si uno ha caído en esta trampa, sinceramente en este momento no queda otra que irse del país y pensar que lejos de aquí las cosas son mejores. La política es un ejercicio humano que tiene como fin la justicia y la consecución del bien común, por lo tanto está al servicio del hombre, especialmente de los más pobres y débiles de la sociedad.

Los medios de comunicación también en algunos casos pretenden dibujar con sus fotos, vídeos, reportajes y noticias, muchas veces “virales” (¡qué paradoja!) toda la realidad; pero también una vez más debemos decir que son parciales y no podemos olvidar tampoco que si bien se esfuerzan por ser objetivos e imparciales, están presionados por fuertes intereses ideológicos, de poder y económicos. Por momentos escucho, veo o leo a los políticos y casi siempre surge en mí la pregunta ¿es creíble lo que está diciendo? En medio de una atmósfera enrarecida creo que es importante recordar algunos elementos fundamentales:

[pullquote]La política debe estar al servicio del hombre y de la sociedad, y tiene como fin la justicia y el bien común. No puede estar al servicio del poder de unos cuantos ideólogos o grupos económicos que muchas veces quieren sólo su propio beneficio.[/pullquote]

No podemos quedarnos solamente con la visión del país que nos ofrecen los medios de comunicación, porque solo terminaremos teniendo una visión parcial y equivocada. Estar en contacto con la realidad del país significa entender y escuchar al universitario, al ama de casa de algún barrio deprimido, al campesino, al obrero, al empresario, al líder sindical, a los sacerdotes y laicos cristianos que trabajan por una Colombia mejor, etc.

Un cristiano puede y me atrevería decir hasta debe participar en política. Claro que sí. Creo que hay varias maneras de hacerlo. No hay manera de gobernar algo si previamente no me gobierno a mí mismo. La construcción de ideales grandes de cambio y transformación siempre empiezan por uno mismo. La participación directa en política o la militancia partidaria es un ejercicio humano válido y diría yo hasta necesario, especialmente en este tiempo. No podemos caer en la tentación de la mera indignación o la indiferencia egoísta, en donde mientras no me veo afectado no participo.

Un cristiano involucrado en política no puede perder su identidad de laico bautizado; debe seguir siendo fiel a sus convicciones de la misma manera como lo debe ser un médico, un profesor, un empresario o un obrero. Que la política hoy es muy “sucia” no puede ser una excusa para excluirse o lavarse las manos como Pilato, como hace poco afirmó el Papa Francisco.

[pullquote]Todo cristiano debe tener un compromiso claro y directo con el bien común. Nadie puede sentirse exento. Un compromiso especialmente orientado a los más necesitados y débiles de la sociedad, que son los que más sufren por culpa de sistemas injustos.[/pullquote]

Benedicto XVI hace unos años mencionó que la Iglesia «no es y no pretende ser un agente político», pero sí necesitamos generosos y valientes laicos cristianos en política, cristianos con clara identidad y no solamente de nombre.

El Papa Francisco fue especialmente claro hace unos días: «La política es demasiado sucia, pero yo me pregunto: ¿Por qué es sucia? ¿Por qué los cristianos no se han involucrado con su espíritu evangélico?». Yo creo que la respuesta pasa por una involucración directa en la política, desde la participación consciente y responsable en las votaciones, hasta –si es el caso— de la militancia en la política activa; y el camino implica un cambio de actitud de muchos laicos cristianos que pueden responder en este campo fundamental de la vida social.

© 2014 – José Alfredo Cabrera Guerra para el Centro de Estudios Católicos – CEC

José Alfredo Cabrera Guerra

José Alfredo nació en junio de 1967 en Lima (Perú). Es licenciado en Psicología en la Universidad Católica del Norte en Colombia como también Licenciado en Filosofía y Ciencias Religiosas de la Universidad Católica de Oriente también en Colombia.
Es Coordinador de Formación y Coaching de la Escuela de Negocios Humane en Guayaquil (Ecuador). Realiza psicoterapia en el PIAC (Psicoterapia Integral y Análisis Conductual). Es Director Regional en Ecuador del Centro de Estudios Católicos CEC.

View all posts

2 comments

Deja un comentario