Existen algunas adicciones que si bien no tienen que ver con el consumo de sustancias tóxicas, si pueden causar el mismo tipo de destrucción o peor en una familia. Un ejemplo de esta clase de adicción es: la ludopatía.

La ludopatía tiene dos manifestaciones principales: una es la compra compulsiva y el otro es el juego compulsivo. Aquí yo les voy a dar algunas pautas para detectar si es que entre los miembros de nuestra familia, hay alguien que puede estar sufriendo de ludopatía al juego.

Una primera señal, es una preocupación muy grande por el juego o por obtener dinero para jugar. Una segunda señal es, por ejemplo, si van a un casino y dicen vamos a gastar tanta plata, no cumplir con ese monto, sino gastar más de lo que habían planificado o jugar durante mayor tiempo del que habían acordado.

Una tercera señal, es que prefieren estar jugando en un casino que teniendo cualquier otro tipo de actividad social, también dejan de ir al trabajo o practicar algún deporte por asistir a este tipo de locales.

Una señal, que ya es más dramática, es que jueguen a pesar de que ya no tienen dinero y comienzan a utilizar tarjetas de crédito o a pedir plata prestada y no pagan sus cuentas. Existen personas que, inclusive, han apostado su casa, sus autos y han dejado a toda su familia en la calle.

Finalmente, esta actitud de “tengo que volver porque voy a recuperar”, es una señal clara de que ya hay adicción. Recordemos, que el negocio de los casinos es precisamente que pierdas el dinero y es una ilusión que lo puedas a recuperar.

Veamos si alguno de nuestros miembros de la familia está cayendo en esto y ayudémoslo.

¿Cómo se cura la adicción al juego? Igual que cualquier otra adicción: reconociendo el problema, buscando ayuda profesional y con mucho soporte de parte de la familia.

Giuliana Caccia Arana

Giuliana está casada y tiene dos hijos. Comunicadora social (Universidad de Lima) y Master en Matrimonio y Familia (Universidad de Navarra, España), es creadora de La Mamá Oca y autora del libro “Educación en serio. Reflexiones para ser los padres que nuestros hijos necesitan” (Ed. Planeta/Sello Diana). También es Directora del área de Familia del CEC.

View all posts

Agregar commentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *