Me acuerdo del último viaje que hicimos a Europa y visitamos un montón de lugares y fue bien bacán, conocer lugares hermosos, de verdad nos divertimos un montón.

Hay muchas cosas buenas que pasan en nuestra vida, ¿no? Pero, también, no podemos dejar de lado momentos difíciles que hemos vivido o sufrimientos, enfermedades, que de verdad vamos a cargar con nuestra vida. Hay enfermedades psiquiátricas a veces, que no es fácil. Causan mucho dolor.

Pero, miren, escuchen bien. Sí se puede vivir con sufrimientos y ser feliz. Sí se puede, y lo que quiero ver ahora con ustedes es, ¿cómo podemos aun sufriendo ser felices?

Hay muchas maneras como la gente se acerca al sufrimiento. Una primera es, aquellos que, simplemente, no quieren aceptar, simplemente, le huyen al dolor, le huyen al sufrimiento. ¿Cómo? La típica, el sexo, las drogas, el alcohol o sino metidos todo el tiempo en la tecnología, el celular. Todo el tiempo pensando en cualquier cosa, sin querer enfrentar, algo que tienen que enfrentar, que tiene que saber cómo manejarlo: el sufrimiento, es parte de la vida.

Miren, hay otro tipo de personas que sí aceptan el sufrimiento, porque es obvio que sufren, pero como no quieren asumir la gravedad o el peso que implica, simplemente lo minimizan.

Otras personas son las que aceptan, se dan cuenta del problema, obviamente, pero dicen: “piña, pues, me tocó”. Se resignan con el problema y terminan amargados, con rencores.

Miren hay otra cosa, otra manera que, es bien grave, son las personas que tiene una vida paralela. Es decir, una vida en la cual aceptan, saben que tienen sufrimiento, pero, por otro lado tienen, digamos, sus escapaditas, ¿no? Como que en esa vida, no tienen ningún problema, ¿no? Se divierten, se hacen lo que les da la gana, pero no tienen un sufrimiento, no tienen nada.

Otras personas que sobredimensionan el problema, el problema es toda su vida, ya no son capaces de ver cosas buenas, ya no son capaces de ver su familia o cosas que son, de verdad, son buenas, cosas que son alegres, sino que el problema abarca todo.

Entonces, el punto es, ¿cómo puedo ser feliz y tener en mi vida sufrimientos? Esa es la pregunta, ¿es posible ser feliz con sufrimientos?

Miren yo les explico de una manera muy sencilla. Esto es tu vida, ¿no?, hay cosas que son alegres, momentos buenos, tu familia, cosas buenas, pero también hay otras partes que son difíciles, dolores, sufrimientos, pero todo es tu vida, tú no puedes, simplemente, quedarte con esto y olvidarte los sufrimientos.

Porque para que tú seas realmente feliz, tienes que vivir todo lo que implica la vida y en la medida que tú vivas quién eres, lo que tú eres con las cosas buenas y las dificultades, vas a ser feliz. Es más cuando tú ayudas a que los otros aprendan también a asumir su sufrimiento, ayudando a que ellos sean felices con el sufrimiento, tú también vas a poder ser feliz con tus sufrimientos.

 

Pablo Augusto Perazzo

Pablo nació en Sao Paulo (Brasil), en el año 1976. Vive en el Perú desde 1995. Es licenciado en filosofía y Magister en educación. Actualmente dicta clases de filosofía en el Seminario Arquidiocesano de Piura.
Regularmente escribe artículos de opinión y es colaborador del periódico “El Tiempo” de Piura y de la revista "Vive" de Ecuador. Ha publicado en agosto de 2016 el libro llamado: “Yo también quiero ser feliz”, de la editorial Columba.

View all posts

Add comment

Deja un comentario