Las razones por las cuales vale la pena esperar hasta el matrimonio para tener relaciones sexuales son muchísimas y ya las hemos mencionado innumerables veces en La Opción V. Sin embargo, si estás dudando en entregar tu virginidad o dejar de vivir la castidad porque por donde vas escuchas que “todo el mundo está teniendo sexo”, menos tú, que “no sabes de lo que te estás perdiendo” y que es “lo más normal del mundo hacerlo”… ¡DETENTE!, porque eso de que “todo el mundo lo está haciendo” es un gran mito y mentira.[1]

Si bien existe un grupo de personas que seguramente sí están experimentando lo que tus convicciones o tu conciencia ahora te dicen que no hagas, ¡no son la mayoría! Que “todos lo están haciendo” —idea que te puede hacer sentir frustrado(a)— no es una realidad, es un mito que te quieren hacer creer para que seas “uno(a) más del montón”, es una manera de presionarte y manipularte para que tú también entres en ese mundo de decepciones, enfermedades, embarazos no planificados, abortos, entre otros que, fríamente hablando, significan un negocio importante para muchos que ven en tu temprana actividad sexual o los problemas y consecuencias dolorosas que trae una fuente de enriquecimiento… o de falsa “paz” (“Si tú también lo haces, no sentiré que me juzgas o condenas porque yo sí lo hago”).

No todos están teniendo sexo. Y no te lo estamos diciendo porque somos de La Opción V. Lo dicen múltiples estudios que tratan de desenmascarar esa mentira. Y es tan cierto que en una sala con 10 personas jóvenes de 18 años, es muy probable que mínimo 6 sean vírgenes y que, al igual que muchos, están esperando casarse para tener relaciones sexuales. Así, si esperar puede parecer actualmente la conducta menos “cool” del planeta, de retrógrados anticuados o fanáticos, hay más personas que viven de esa manera aunque por miedo no lo quieran decir abiertamente. La verdad, si tú sabes dominarte y esperar a pesar de la presión, debes sentirte orgulloso de ti mismo porque eres es un joven de carácter firme, de convicciones claras e ideales nobles, que sabe lo que quiere para su futuro y lo conquista hoy, día a día y cada día.

Hay un dicho popular que invita a la prudencia y que dice que “no hay que creer nada de lo que se escucha y sólo la mitad de lo que se ve”. Y es una frase muy sabia cuando se trata de este gran mito. Así tus compañeros(as) te digan que están haciendo de todo, lo más probable es que gran parte sea mentira y que solo te estén tratando de impresionar. Por eso, no permitas que lo que te digan influya en lo que haces. Sigue firme en tu propósito de esperar o de no volver a caer. Recuerda: No todos lo están haciendo. ¡No te dejes engañar o influenciar por esta creencia!

Finalmente, que “todos lo estén haciendo” tampoco es razón o argumento para que tú también tengas que hacerlo. ¿Si “todos roban” es razón para que tú robes? ¿Cuáles son tus valores o anhelos? “Porque todos lo hacen”, ¿tienes que renunciar a ellos? ¡NO! Eso solo sería de personas inseguras, sin carácter, débiles mentales que se dejan influir por la presión social o insistencia de otros. Tú mantente firme en tus ideales y sé inteligente para decidir siempre por lo que es mejor para ti y para la otra persona, aunque te cueste o no le guste. Por ello será bueno que tengas claras las cosas buenas que te traerá la espera paciente, así como los daños que te traerá adelantarte.

Giuliana Caccia

Artículo completo en el siguiente link:

http://laopcionv.com/articulos/por-que-esperar-si-todos-lo-estan-haciendo/

opcion v

OPCIÓN V

Somos una comunidad que cree que el Verdadero amor existe, y que es posible alcanzarlo mediante el ejercicio decidido de la Virtud de la castidad. Sabemos que no es fácil: es para Valientes, es para aquellos que tienen el Valor de oponerse a la presión social, a la presión de amigos y de familiares incluso.

Para nosotros la Virginidad no es una enfermedad ni una vergüenza, sino algo Verdaderamente precioso, un regalo que se entrega en el matrimonio religioso. Creemos en la segunda Virginidad, posible por el perdón de Dios.

Sabemos que no es fácil, pero que es posible. Nos comprometemos a luchar, y si en la lucha caemos, nos comprometemos a pedir perdón, a ponernos de pie nuevamente y a seguir luchando.

Confiamos en el triunfo definitivo del amor, que dura siempre. Estamos convencidos de que la Victoria es posible si nos educamos en la castidad. Nos comprometemos, finalmente, a ayudarnos entre nosotros para poder ayudar a otros, a acudir a Dios siempre para buscar en Él el perdón siempre que sea necesario, y las fuerzas para poder vivir la castidad día a día.

View all posts

Add comment

Deja un comentario