Continuamos con la serie “Arca de Noé”, esta vez dedicada a las ovejas:

arca9

Poema de una oveja

¡Quiero,
ansío,
ardientemente anhelo,
en tus brazos divinos
arrojarme!

¡Cómo,
cómo ansío tu abrazo,
el calor de tu pecho,
lo hermoso de tus besos,
que me estrechen tus brazos,
tu sonrisa,
tu risueña y profunda mirada,
que me alces en alto!

¡Cuánto,
cuánto quiero dejarme,
confiarme,
olvidarme,
perderme,
quedarme,
quedarme dormido,
en sueño profundo
quedarme,
todo yo regado,
postrado,
tendido en tu regazo!

¡Cómo ansío ser
bufanda
que te alfombre los hombros,
que te cubra la nuca
para ir ronroneando,
para ir tarareando
tu Nombre,
para el Nombre tuyo
ir balbuceando,
ir musitando!

¡Cómo quiero
ser la oveja
sobre el patíbulo
de tus brazos!

¡Cuán cerca te quiero
para que no se pierda
mi trémula voz,
el suave ulular de mis labios,
mi salmodia,
mi canto,
el Abbá que tanto,
tanto vengo pensando
y aún no me atrevo
a cantarte
por temor a quedarse
perdido en el camino
de mi boca a tu oído,
del tuyo Corazón
a mis labios!

¡Mira, Pastor, a tu Oveja
perdida:
álzame en tus brazos…!

 

© 2016 Centro de Estudios Católicos – CEC. El blog ArcaAbierta está a cargo de Renzo Chávez

Blog ArcaAbierta

ADELANTE, mi arca está abierta. Aquí podrás hallar compartido mi tesoro, mi corazón abierto. "Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón". En arca abierta, el santo tienta nostalgia de Dios.
Blog a cargo de Renzo Chávez.

View all posts

Add comment

Deja un comentario