Por mi parte, muy gustosamente gastaré y me desgastaré totalmente por vuestras almas amándoos más. ¿Seré yo menos amado?”

Esta fue la frase que el Padre Jürgen Daum Vetter escogió para su estampa el día que se ordenó sacerdote. Las palabras acompañaban una imagen de Jesús cargando a una oveja en el cuello, la imagen representativa del Buen Pastor.

Para quienes lo conocieron, este sacerdote sodálite buscó durante sus casi 25 años de sacerdocio, ser justamente eso: un pastor para las ovejas de su Señor, de nuestro Dios, el mismo que el miércoles 17 de mayo de 2017, lo llamó a su encuentro y abrazo eterno, luego de una larga lucha contra un cáncer.

De él dicen que siempre aprovechaba cualquier oportunidad para ir a la conquista de las almas para Dios. Dejaba todo lo que estaba haciendo por ir al encuentro de esa alma perdida que lo necesitaba. Para él, en ese minuto, no había nada más importante que esa persona que Dios había puesto en su camino. Lo demás, siempre podía esperar.

Por lo mismo, confiaba profundamente en el ser humano. En su convicción, todas las personas sin importar su pasado o su presente, sus conductas promiscuas o anticristianas, todas eran hijas e hijos de Dios y por lo tanto, sus ovejas amadas, las cuales debía cuidar con mucho cariño.

Fue el fundador y propulsor de La Opción V, proyecto con el que se dedicó a promover la castidad entre los jóvenes como un camino real para encontrar el amor verdadero.

En una entrevista publicada en la página web de la iniciativa, afirmó que uno de sus llamados a formar a los jóvenes en el tema de la castidad nació de una recomendación del Papa Benedicto XVI a los obispos norteamericanos: “El Papa dijo: «Es una necesidad urgente que toda la comunidad cristiana recupere el aprecio de la virtud de la castidad». Para mí fue un llamado a la batalla y una confirmación de que esto es lo que Dios me estaba pidiendo en esta etapa de mi vida. Si es una «necesidad urgente», y si yo puedo aportar a esta misión eclesial, no puedo no hacerlo”.

En la misma entrevista afirmó que fue justamente el testimonio de una chica de 13 años que se le acercó el año 2011 pidiéndole consejo porque su novio le había pedido tener relaciones sexuales, la que lo impulsó aún más a emprender este camino hacia la promoción de la castidad. “A partir de ahí, empecé a hablar con más insistencia en mis homilías sobre el tema”, comentó.

Las primeras charlas las realizó en enero del año 2012. “La asistencia fue masiva, de unas 300 chicas, y el impacto fue totalmente inesperado para mí. Recuerdo que una joven de 18 años se me acercó a decirme que le había cambiado totalmente la perspectiva que tenía y otra me preguntaba cómo podía recuperar su pureza, pues ya no era virgen. El mismo impacto tuvo la charla dirigida a los hombres”, afirmó.

Fue luego de esa experiencia, que el sacerdote fundó La Opción V, que este año cumple 5 años de existencia. Hoy cuentan con una página web en la que suben diferentes artículos y videos; un programa de entrevistas en vivo que se difunde a través de YouTube con diferentes invitados; y una página en Facebook en donde los jóvenes pueden compartir en comunidad, cómo viven la castidad en un mundo que no la entiende ni promueve, “para que sepan que no están solos en esta lucha”, como decía el Padre. Él se refirió a la iniciativa como “un proyecto que busca ayudar a los jóvenes a descubrir la importancia de la virtud de la castidad para alcanzar el amor verdadero en sus vidas. Surge como un intento de reunir a todos los jóvenes que quieren hacer la opción de vivir la castidad e ir contracorriente”.

Muchos se preguntaron cuándo nació este proyecto, si correspondía que lo liderara un sacerdote, más aún con la gran cantidad de denuncias por pedofilia. Él en esta entrevista nombrada más arriba, respondió:

“Yo jamás le he faltado al respeto a un chico o a una chica. He sido fiel a mi compromiso de celibato mis 21 años de sacerdote, y no veo por qué a todos nos tengan que tildar ahora de pedófilos. No lo soy, nunca lo he sido, y no por el estigma que nos han impuesto me tengo que quedar callado. Es verdad, por otro lado, que los temas que trato son delicados en sí mismos; pero considero que Dios me ha preparado para esta misión. Yo no busqué ni esperé nunca estar un día impulsando un proyecto de esta naturaleza. Simplemente «se dio», es decir, Dios me abrió este horizonte apostólico. Ante la reacción inesperada de tantos mi experiencia fue la de haber «despertado un monstruo».”

En esta misma oportunidad desmintió que la iniciativa fuera para nerds, rechazados o fanáticos religiosos.

Lean los testimonios o las publicaciones de nuestro blog, con mente abierta, sin prejuicios. No hay nada de fanatismo religioso, son experiencias muy humanas, y nos esforzamos en ofrecer argumentos científicos, médicos, psicológicos, racionales. Los testimonios no los ofrecen «nerds», sino personas que han pasado o pasan por muchas cosas o, como se dice, han tenido ya diversas «experiencias» en la vida y se han dado cuenta de que eso no es lo que las hace felices, sino que las ha hundido muchas veces en el desaliento, en la desesperación, en el dolor. Lo que ofrecemos son experiencias muy humanas, lo que el hombre o la mujer viven dentro y no se atreven a mostrar por vergüenza o por miedo, Cuando los jóvenes leen nuestras publicaciones se sienten identificados, porque son experiencias comunes a ellos, y encuentran respuestas y apoyo cuando quieren. A eso pienso que se debe el «éxito» de La Opción V”.

Y sin lugar a dudas el mensaje de promoción de la castidad ha calado hondo en el corazón de muchos. El mismo día de su muerte se colgó un sencillo post de homenaje al Padre Jürgen en la página de Facebook. Al día de hoy (y va en aumento) ya tiene 2.299 reacciones, ha sido compartido 714 veces y lleva 208 comentarios. Lo que fans de la página dicen, sólo confirma el fuego que encendía en los corazones de los jóvenes, ese fuego que hablaba del amor de Dios por sus jóvenes ovejas:

Giuliana Caccia, subdirectora de La Opción V y además muy cercana al Padre Jürgen, define al sacerdote como un soñador” y continúa diciendo: “Fue un hombre de acción que se preocupaba por las personas en concreto. Nunca dejó de atender a nadie y de darle esperanza. Si me preguntas cuál era su visión para los jóvenes, te diría que nunca se rindan, que si se caían, se volvieran a levanta. Para los que estuvimos cerca de él, fue un padre espiritual, un hermano en Cristo y un ejemplo de vida y entrega al sacerdocio y al prójimo”.

La además Directora de Fam4Us del Centro de Estudios Católicos-CEC, compartió con nosotros su propia experiencia de encuentro con Dios a través del Padre Jürgen:

“Nunca abandonó al que tenía ansias de conocer a Dios. Yo soy prueba viviente de esto que digo. Hace casi 10 años lo vi por primera vez cuando con mi esposo le pedimos que nos casara. Yo entonces aún no había encontrado a Dios. A partir de entonces nunca más se apartó de mi lado y se gastó y desgastó por mi alma. Y como yo, miles de personas tuvieron la misma experiencia”.

Recordando la frase que eligió el Padre para su estampa el día de su ordenación: Por mi parte, muy gustosamente gastaré y me desgastaré totalmente por vuestras almas amándoos más. ¿Seré yo menos amado?” , Giuliana le responde al sacerdote sobre la pregunta: “Seré yo menos amado? ¡todo lo contrario, Padre! Todos los que te conocimos personalmente o a través de tu trabajo tenemos el corazón lleno de amor y gratitud. Descansa en Paz, Padre Jürgen. Aquí nos quedamos contentos porque estamos seguros que te adelantaste para enseñarnos un camino más directo a la santidad y, por supuesto, hacia el amor verdadero”

El Padre Jürgen Daum Vetter entendió, sin lugar a dudas, el sentido profundo del sacerdocio de Jesús: el de ser un real pastor para las almas de Dios, un camino, una guía para el encuentro con Él, con nuestro Padre, que sólo quiere abrazarnos con su amor y llenarnos de alegría y de esperanza.

Te pedimos Señor, que abraces con tu amor cariñoso al Padre Jürgen, que su legado no muera, que sean muchos más los corazones jóvenes que se entusiasmen con vivir la castidad y encontrar, a través de ella, el camino al amor verdadero, ese que pensaste y que quieres para nosotros desde siempre y para siempre.

Sobre el Padre Jürgen

El sacerdote del Sodalicio de Vida Cristiana nació el 10 de agosto de 1963 en Lima. De padre alemán y madre peruana, el P. Daum fue criado luterano. El 11 de enero de 1981 hizo su profesión de fe como católico.

Estudió en el colegio Alexander Von Humboldt hasta 1978. Entre los años 1979 y 1982 lo hizo en el ESEP Middendorf. Entre 1984 y 1991 estudió teología.

Hizo su profesión perpetua en el SCV el 1 de enero de 1990 y fue ordenado sacerdote el 27 de junio de 1992.

© 2017 – Centro de Estudios Católicos – CEC

Departamento Editorial del CEC

El Departamento Editorial del CEC tiene a su cargo la gestión del programa de publicaciones, la organización de los sistemas de evaluación de originales, la corrección de manuscritos (impresos o electrónicos) y la dirección del proceso de producción en todos los niveles de trabajo. El Departamento Editorial está a cargo del Director Editorial y su equipo de trabajo.

View all posts

Add comment

Deja un comentario