8-christians-murdered-by-isis-tweet-1

Hoy mi hermano no ha dormido, el fragor de los combates en la periferia de la ciudad asusta a los niños… una nueva guerra, como la de su juventud, como la que se llevó a su padre ¿Cómo explicarles, cómo consolarlos?

Hoy mi hermano ha tenido que dejar su casa, vislumbra la ن en el dintel de su puerta. Dice que llevará a los niños a los campos deportivos de la Universidad de Mosul, no afectada por los combates de los días pasados. Pero en realidad irá a encontrarse con su esposa en Erbil ((Capital de la Región Autónoma Kurda (en el norte de Iraq), blanco fijo en estos días de las milicias del Estado Islámico, pero la resistencia kurda y apoyo aéreo Estadounidense ha ralentizado el avance hacia esta localidad.)), son 80 kilómetros pero dicen que los americanos han comenzado a enviar provisiones y los kurdos patrullan el camino.

Hoy mi hermano muere en una cruz, vio morir antes a sus hijos. No había otra opción, no podía pagarle el impuesto al califa, huyó, era nazareno. Esteban, Pedro, Bonifacio, Andrés Kim… o niños como Tarcisio o José Sánchez y ahora ustedes mis queridos hijos, ahora nosotros mis hermanos….

Es mi hermano, no sé su nombre, nunca lo traté. Murió en una cruz y muriendo me recuerda la vida. Esto de seguir a Jesús va en serio me dice, me grita. No creemos en una ideología, seguimos a una Persona ¿Eres también Nazareno? Te perseguirán… y serás bienaventurado. Mi perseguidor se llama Estado Islámico. ¿El tuyo? ¿Una idea? ¿Tu “estado” interior que quiere pecar? Eres parte de una nueva guerra. Si eres Nazareno tu signo es la cruz. Yo morí literalmente en una, ¿Descubres la tuya? ¿La abrazas, crees que es tu salvación y la de muchos? Si quieres seguirlo, niégate a ti mismo, carga tu cruz y síguelo. El que busca su vida la perderá, el que la pierde por Él la encontrará: ¿Dejarás la casa de tus falsas seguridades, morirás a ti mismo para encontrar la Vida?

Me parece muy providencial que estos días el Papa Francisco visite Corea, tierra de mártires, cuya semilla hoy florece en una Iglesia muy viva y dinámica. Acojamos hoy la semilla sembrada en nuestro corazón por nuestros hermanos en Iraq y el Medio Oriente que mueren a causa de su fe, y recemos por aquellos que aún sufren los estragos de esta nueva y absurda guerra que asola esa región.

© 2014 – José Gabriel Aguilar Pinto para el Centro de Estudios Católicos – CEC
 
 

José Gabriel Aguilar Pinto

José Gabriel es estudiante de Historia y Gestión Cultural en la Universidad de Piura (Perú).

View all posts

Add comment

Deja un comentario