¿Quién soy yo? Esta es una de las preguntas fundamentales de la persona. De la hondura y consistencia de la respuesta a esta pregunta dependerá la realización personal y el cumplimiento de su misión.

Existen ciertas reducciones en torno a la comprensión de nuestra propia identidad. En el mundo empresarial existe el riesgo de poner toda la valoración personal en el cumplimiento de metas y proyectos, o en la eficacia de estos. Es tal el peso que la persona le da a sus logros y realizaciones, que si fracasa o falla en algún proyecto o trabajo, toda su valoración personal se ve afectada, como si su valor dependiese exclusivamente de su capacidad de lograr resultados.

Algunas manifestaciones que ayudan a identificar este tipo de distorsión podrían sintetizarse en las siguientes preguntas: ¿te crees indispensable en lo que realizas? ¿temes demasiado a la experiencia del fracaso? ¿Crees que el valor de tu vida depende del éxito que consigas? ¿Tu valor como persona depende de los cargos que desempeñas?

La forma como nos entendemos a nosotros mismos influye en la manera de relacionarnos con los demás y de desplegarnos en nuestro entorno. Si el líder de una organización valora simplemente la eficacia o productividad podría descalificar a las personas como “incompetentes” si no cumplen con sus parámetros y reducir la relación con sus trabajadores solamente en función de metas cumplidas, sin tomar en cuenta otros factores relevantes que podrían llevar a la persona a desempeñarse erradamente. La preocupación por la persona debe preceder la obtención de los resultados.

Es necesario tener una correcta aproximación a nuestra realidad entendiendo que nuestro valor no radica simplemente en nuestra capacidad de producir o hacer, sino en lo que realmente somos como personas. Nuestras acciones deben brotar de nuestra interioridad, de la dimensión espiritual, que le da sustento y valor a lo que hacemos. Tengamos una mirada profunda y reverente ante el misterio de nuestra propia identidad y la de los demás, y de esa forma podremos enmarcar nuestro accionar dentro de una recta jerarquía y en la orientación correcta, siendo coherentes con nuestras opciones fundamentales.

© 2016 – Carlos Muñoz Gallardo para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Carlos Muñoz Gallardo

Carlos nació en Santiago de Guayaquil (Ecuador) en el año 1971. Estudió Ingeniería Industrial en el Georgia Institute of Technology, Finanzas y Psicología en la George Washington University, y realizó estudios en Negocios Internacionales en Oxford University.
Ha trabajado durante muchos años en temas de promoción solidaria, a través de la Fundación Acción Solidaria de Ecuador.
Del 2006 al 2008 fue Director de la Promotoría del Instituto de Desarrollo Integral de la Persona; del 2012 al 2014 trabajó en la Dirección del apostolado Provida en la asociación “Opciones Heroicas”; y actualmente es presidente y consultor de Programas de Desarrollo Humano, además de brindar asesorías de responsabilidad social empresarial.

View all posts

Agregar commentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *