fwb_marvel-char-shop_20150810

Llama la atención la cantidad de películas que en los últimos años se han elaborado sobre superhéroes. Tiras cómicas (cómics) que provienen de la imaginación creativa de empresas como Marvel o DC Comics. Vale la pena decir “superhéroes” pues los cómics no son solamente ni tampoco necesariamente sobre estos. También son comics “Mafalda”, “Tintín”, “Asterix”, “Calvin y Hobbes”, “Garfield”, “Snoopy” y muchos otros. Todos estos son famosísimos. Unos más que otros tratan de vislumbrar algún aspecto de la realidad en que vivimos.

En estas breves reflexiones quiero indagar porqué surgen con tanta fuerza en la última década del cine películas de comics sobre superhéroes como: Batman, Superman, X-Men, Los 4 Fantásticos, Hulk, El Hombre araña, Dead Pool, Hombre hormiga, Thor, Linterna verde, Iron man, Capitán américa, Mujer maravilla, etc… En ellos vemos reflejadas algunas realidades que vivimos, otras que quisiéramos no vivir. Características increíbles que nos gustaría tener para “solucionar” ciertos aspectos de la sociedad… en fin, tratan y relatan nuestra vida cotidiana, con tal claridad y manera encarnada, que nos mueve a tomar una postura frente a temas religiosos, morales, de justicia, de familia, del encuentro con la propia identidad. Por esto lo que deseo es descubrir la filosofía que yace detrás de todo ello. Para eso, primero, quiero hacer una breve reflexión sobre nuestra aproximación filosófica a la vida.

A veces pensamos que la filosofía debería quedar encerrada en las paredes de aquellas clases universitarias dedicadas a la formación humanística de los alumnos. Nada más lejano a un error como ese. La filosofía debe ayudarnos a entender y conocer mejor el mundo en que vivimos. Debe enseñarnos a afrontar la vida con todas las preguntas fundamentales que tiene: ¿cuál es el sentido de mi vida? ¿Para qué estoy aquí? ¿Quién soy? Incluso aquellos que no tienen la oportunidad de escuchar lecciones filosóficas en el ámbito universitario, también viven teniendo como base una aproximación filosófica a la vida. Es decir, en otras palabras, todos nosotros vivimos con ciertos presupuestos y fundamentos que orientan nuestra vida. Ideas y reflexiones que sirven como opciones fundamentales y radicales para la vida. Incluso aquellos que no tienen una aproximación algo reflexiva a la vida, lo cual pasa en muchos casos y no es algo necesariamente malo, también tienen esos criterios básicos. Vale la pena decir que lo ideal sería que cada uno tenga su propia postura bien fundamentada ante la vida. Pues, de lo contrario, es el mundo en el que vivimos quien se encargará de imponer una manera de pensar y actuar de acuerdo con las películas, propagandas, series, novelas, etc… que normalmente se encargan de transmitir ideas que, más que humanizarnos, pareciera que se esfuerzan por convertirnos en seres humanos cada vez más perdidos en medio a la masa de una cultura que nos cosifica y busca someternos a su aproximación cada día más irracional frente a la vida. De esa manera es imposible que la persona descubra una razón que le proporcione un sentido auténtico para la vida.

Esa filosofía “existencial” que todos vivimos se manifiesta en las tramas de las historietas de superhéroes, y sus propios enredos personales. En casi todos está claramente presente la pregunta por la propia identidad. Es decir, por un lado viven salvando a la humanidad, puesto que tienen súper poderes, pero por otro tienen que esforzarse por “encajar” en la sociedad, ocultando quiénes verdaderamente son. Es como si viviesen una vida paralela. No nos sucede tan radicalmente, pero cuántas veces muchas personas fingen ser de una u otra manera, por el simple hecho de querer hacer parte o mezclarse con un determinado grupo social, a costa de su auténtico despliegue personal. Sumado a este rasgo principal, en las historietas otro elemento fundamental es la infinita pelea del bien contra el mal. ¿El bien está antes que el mal? ¿Ambos están presentes desde el principio? ¿Es posible que el bien venza el mal? ¿Cómo convive uno con el otro? No solo en el contexto de la trama, sino en el interior de los mismos personajes, ya sean los superhéroes o los súper-villanos.

how-much-do-you-know-about-dc-comics-391555

Todas esas preguntas son de fundamental trascendencia para nuestra propia vida. Nos afectan profundamente dependiendo de la respuesta que les demos. No es mi intención responder ahora dichas interrogantes, pero queda abierta la reflexión. Menciono simplemente que son preguntas que no pueden encontrar una respuesta fuera del ámbito religioso, puesto que estamos hablando del bien o del mal, de una u otra manera correcta y moral de vivir. Son preguntas que van mucho más allá de simples constataciones empíricas de la realidad. Exigen respuestas que sacian la búsqueda profunda que anida en nuestro corazón por darle un sentido auténtico a la vida.

Como se puede apreciar hasta aquí, los cómics tienen reflexiones de fondo, que muy bien sirven para introducirnos en el mundo filosófico. Una pregunta que me surge es ¿por qué vemos tan presente en los últimos años películas de ese tipo? Yo me atrevería a decir que una de las muchas posibles razones es que vivimos una época en la que cada vez más se quiere negar la capacidad racional que tiene el hombre de reflexionar sobre el sentido de su vida, descubriendo valores que orienten nuestra vida cotidiana. Es decir, vemos muchas personas que se conforman con paradigmas superficiales que presenta la cultura actual, y no permiten descubrir un sentido auténtico para la vida. Por lo tanto tenemos tanta gente que vive frustraciones profundas, tristezas, ansiedades, soledades, sin sentido, etc… Entonces películas como las que venimos hablando presentan razones de fondo para vivir. Es decir, los personajes centrales encarnan valores, virtudes, razones para vivir y por las cuales entregar sus vidas. Tienen ideales por los cuales luchar. Cuantas veces vemos personas que viven como cosas en medio de cosas. Sin que nada los mueva interiormente. Espero realmente que estos superhéroes sean súper motivadores para los jóvenes de hoy en día, para que piensen qué están haciendo y qué sentido le están dando a sus vidas.

Stan Lee, autor y escritor de legendarios superhéroes, dice cómo es casi imposible esquivar temas de corte moral o filosófico en los cómics. Siempre está la batalla entre un héroe y un malvado, que en lo esencial es un conflicto entre un tipo bueno y uno malo, el bien contra el mal. Estos superhéroes van en contra de un profundo egoísmo presente en nuestros días, por el cual prima el interés propio, una autocomplacencia, creyendo cada uno que no se puede hacer nada para mejorar el mundo que nos rodea. El súper héroe es un personaje que sale al encuentro de los problemas y dificultades, superando los obstáculos, tratando de buscar una transformación positiva para la cultura.

Todas las aventuras tan atractivas de las películas, basadas en los cómics, no son sólo atractivas para jóvenes o adolescentes. También los adultos se ven extremamente atraídos pues, como decía anteriormente, hablan de temas presentes en la reflexión perenne de la humanidad a lo largo de los siglos. La moral, el bien y mal, la auto superación, el desarrollo personal, el encuentro con la propia identidad, etc… Estos y otros temas son fundamentales para aquellos que quieren adentrarse en el mundo de la filosofía, que busca indagar el sentido de la vida. Las historias, vidas y peleas de los superhéroes o súper-villanos están lleno de profundos elementos que dan importancia a la vida.

Finalmente, ¿para qué nos sirve reflexionar sobre todo esto? ¿qué ganamos haciendo el esfuerzo por desentrañar realidades que a veces pueden traernos más dificultades para darle sentido a la vida? Creo que al final de todo eso la pregunta más bien debería ser: ¿Estás dispuesto a cambiar el mundo? ¿Estás dispuesto a mejorar el mundo en que vivimos? Esas son las preocupaciones de los superhéroes. Esas son las dificultades a las que se enfrentan personajes como Batman, Superman, los X-men, Iron-man, Thor y otros. Espero que la razón por la que estos cómics estén hoy en día tan difundidos y llamen tanto la atención sea porque no estamos satisfechos con el mundo en que vivimos. Esperamos algo más. Que no sigan las maldades, injusticias, desigualdades, violencia, guerras y tantas otras cosas que entorpecen la paz que tanto deseamos vivir. La filosofía que está por detrás de estos superhéroes nos tiene que ayudar a cambiar el mundo. Así como ellos, luchemos por un mundo mejor. Encontremos nuestra verdadera identidad, nuestras muchas capacidades y cualidades especiales, para que podamos hacer la diferencia. Buscando siempre que el Bien prevalezca sobre el Mal.

© 2016 – Pablo Augusto Perazzo para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Pablo Augusto Perazzo

Pablo nació en Sao Paulo (Brasil), en el año 1976. Vive en el Perú desde 1995. Es licenciado en filosofía y Magister en educación. Actualmente dicta clases de filosofía en el Seminario Arquidiocesano de Piura.
Regularmente escribe artículos de opinión y es colaborador del periódico “El Tiempo” de Piura y de la revista "Vive" de Ecuador. Ha publicado en agosto de 2016 el libro llamado: “Yo también quiero ser feliz”, de la editorial Columba.

View all posts

Add comment

Deja un comentario