Todo el mundo ha visto con perplejidad la dimisión del cargo del republicano John Boehner, católico y activista pro-vida, presidente de la Cámara de Representantes, que es el tercer cargo de responsabilidad más importante de los EE.UU. Según dice “The New York Times”, decepcionó a los miembros del partido Republicano por no hacer lo suficiente para retirar la financiación multimillonaria a la institución Planned Parenthood. Esta sería la causa de su decisión, según algunos sectores de su partido. Seguramente, le habrá motivado esa opción su encuentro y diálogo con el Santo Padre Francisco, quien le sacó lágrimas durante sus palabras en el Capitolio. Tiene, además, el detonante de los videos con cámara oculta a directivos de Planned Parenthood, que muestran la venta de órganos al mejor postor, como si fueran piezas de una máquina cualquiera...

boehner_coverTodo el mundo ha visto con perplejidad la renuncia del cargo del republicano John Boehner, católico y activista pro-vida, presidente de la Cámara de Representantes, que es uno de los cargos de responsabilidad más importante de los EE.UU. Según dice “The New York Times”, decepcionó a los miembros del partido Republicano por no hacer lo suficiente para retirar la financiación multimillonaria a la institución Planned Parenthood. Esta sería la causa de su decisión, según algunos sectores de su partido.

Seguramente, le habrá motivado esa opción su encuentro y diálogo con el Santo Padre Francisco, quien le sacó lágrimas durante sus palabras en el Capitolio. Tiene, además, el detonante de los videos con cámara oculta a directivos de Planned Parenthood, que muestran la venta de órganos al mejor postor, como si fueran piezas de una máquina cualquiera.

Finalmente, la Cámara de Representantes sí aprobó el pasado viernes 18 de septiembre retirar los 540 millones de dólares de fondos públicos a Planned Parenthood, al menos durante el año que dure la investigación por el tráfico de órganos. Sin embargo, la situación es tan compleja e involucra tantos intereses que el mismo presidente Obama vetó con su influencia esa decisión, protegiendo a Planned Parenthood para que siga recibiendo los fondos.

Los más de 500 millones de dólares anuales que recibe esta institución son de los impuestos que pagan los norteamericanos. Con este dinero, y mucho más que reciben de Medicaid y de subvenciones y contratos gubernamentales, realizan más de 300.000 abortos al año. El reporte anual 2014 señala haber realizado 327.653 abortos solamente en los EE.UU., donde cada intervención fluctúa entre los 300 y 800 dólares (según el mes de gestación). En el periodo 2000-2009, Planned Parenthood observó un aumento del 80% en fondos de los contribuyentes y un aumento del 69% en el número de abortos que realiza.

[pullquote]Planned Parenthood ha sabido aumentar sus ingresos con gran éxito, vendiendo a compañías de investigación los “restos” de los niños abortados, especialmente si están intactos, a cambio de “¡comprarse un Lamborghini!” Enterarse de todo esto es importantísimo, puesto que la transnacional del aborto busca expandir su industria a nivel global. [/pullquote]

En el Perú, por ejemplo, Planned Parenthood ha financiado, entre el 2011 y 2014 con más de 8 millones de dólares, a ONG’s como INPPA­RES, PROMSEX, “Católicas por el Derecho a Decidir” (sic) entre otras, quienes conforman la coalición “Déjala Decidir” cuyo propósito es legalizar el aborto, a través de la promoción de su ideología en los medios, el mundo académico y el lobby político.

© 2015 – Pablo Augusto Perazzo para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Pablo Augusto Perazzo

Pablo nació en Sao Paulo (Brasil), en el año 1976. Vive en el Perú desde 1995. Es licenciado en filosofía y Magister en educación. Actualmente dicta clases de filosofía en el Seminario Arquidiocesano de Piura.
Regularmente escribe artículos de opinión y es colaborador del periódico “El Tiempo” de Piura y de la revista “Vive” de Ecuador. Ha publicado en agosto de 2016 el libro llamado: “Yo también quiero ser feliz”, de la editorial Columba.

View all posts

3 comments

Deja un comentario