familia-numerosaLa familia funcional… funciona, y la familia disfuncional, no funciona. Parece broma, pero… si queremos saber qué contribuye a una sana ecología humana, esta ecuación es clave. Ante todo, quede claro que esto no es un juicio sobre las personas, muchas de ellas víctimas de situaciones personales muy complejas y difíciles. Esto es un análisis científico de las consecuencias de ciertas dinámicas sociales.

La excepciones existen y nos dan esperanza, pero por cada excepción no hay que olvidar al resto que sufren el daño de situaciones adversas. Ben Carson, afroamericano, criado por sólo su madre en condiciones muy pobres en Detroit llegó a ser a los 33 años Director de Neurocirugía Pediátrica en el prestigioso hospital Hopkins. Pero a través de razas, culturas y niveles socioeconómicos, un niño criado por padre y madre casados y viviendo juntos, tiene el doble de probabilidades de terminar el colegio y evitar conductas dañinas.

[pullquote]En estudios científicos citados por el lúcido demócrata norteamericano, Moynihan, el factor más decisivo en predecir crimen, fracaso educativo y otros males sociales, no es ni la raza ni la pobreza, sino el que los jóvenes crezcan en familias disfuncionales. Una sociedad en que muchos jóvenes crecen sin padre, obtiene resultados de crimen, violencia y caos; es inevitable. Pero la primera víctima es el joven que desprovisto de disciplina personal, orden y estructura interior, es incapaz del esfuerzo necesario para ser exitoso en el estudio y el trabajo. El ciclo de desigualdad socioeconómica y marginalización se repite y acentúa.[/pullquote]

Es irresponsable que los defensores de la revolución y libertad sexual defiendan la cohabitación (65% se separan antes que el niño cumpla 10 años), el divorcio, y otros arreglos disfuncionales, como si fueran neutros, ocultando las consecuencias. El divorcio, como una muerte accidental, puede ser mitigado, pero es una tragedia y las consecuencias suelen ser duras, sobre todo para los hijos. Los mayores índices de embarazos precoces, alcoholismo, drogadicción, crimen, desempleo, etc., afectan a la sociedad debilitando su población productiva e imponiendo una carga mayor a los servicios sociales del estado y a la trama social en general. Por ello, el estado ha apoyado el aporte de la familia en procrear, educar y transmitir valores a los niños, futuros ciudadanos. Porque lo demuestra la ciencia, la familia funcional… funciona.

© 2014 – José Ambrozic V. para el diario El Comercio (Perú). Publicado el 22 de octubre de 2013
 
 

José Ambrozic Velezmoro

View all posts

Add comment

Deja un comentario