Hola, estoy aquí, con Giaccomo Scerpella, él es Jefe del Área de Desarrollo Humano del Club de Alianza Lima. Para los que no son peruanos, el Club Alianza Lima, es un reconocido club, muy antiguo, de fútbol aquí.

¿En qué nos ayuda el deporte para educar a nuestros hijos a nivel psicológico? (pantalla)

Bueno, tiene, yo creo que tiene infinidad de áreas en las que trabaja. Yo veo el deporte como algo neutro, en realidad, porque si es bien trabajado, el niño, el adolescente que lo hace  o el mismo adulto que lo hace, puede aprender a ser un líder, a trabajar en equipo, a saber que de una derrota, igual se pueden sacar cosas positivas, a plantearse metas, a trabajar por esas metas, a esforzarse por esas metas, un montón de cosas positivas.

Si, por el contrario, orientamos al chico a solamente conseguir un resultado, que lo único que importa es el resultado y no los procesos, por ejemplo, no el esfuerzo, no ir a entrenar, no ser buen compañero, etc. y lo orientamos a ganar, lo orientamos a que tiene que ganar como sea, no importa si es agresivo, no importa si comete falta o si hace trampa, estamos formando a un chico que más adelante, en su trabajo, en la sociedad y si es un deportista de alto rendimiento, también, va a incurrir en eso, en hacer trampa, etc.

También incluso, a nivel de personalidad, un chico mal llevado, si los formadores o los que están alrededor son malos, no hacen lo adecuado, puedes tener chicos inseguros, puedes tener chicos pasivos, que para conseguir algo, lo hacen de una manera no válida.

¿Qué porcentaje, de chicos que entrenan, logran ser profesionales?

En realidad, es mínimo, del grueso que entren a hacer deporte, es muy pequeño el número que logran ser de alto rendimiento o profesionales, en todo caso, dependiendo el deporte.

Pero creo que, justamente, eso es algo que se deben aprender desde muy chicos y que igual deben hacer deporte.

El deporte como te digo enseña todas estas cosas. Algo que trabajo con mis formadores y con los deportistas, es que por ejemplo, el otro día leí una noticia de una empresa de Inglaterra que se especializaba en conseguir ex deportistas, es decir, ubicaba gente en distintas empresas, porque el deportista que ha vivido haciendo deporte, la persona que ha vivido haciendo deporte, tiene la posibilidad de competir, disciplina, se plantea metas y puede trabajar bajo presión, tiene un montón de competencias.

¿A partir de qué edad debo incentivar a mi hijo a hacer deporte?

Creo que un factor, que tiene que ser principal, es el gusto. Es tarea del formador, también, que el chico vaya con gusto a hacer el deporte, entonces, creo que tiene que ser bien natural. También, creo que es importante, lo que los padres como ejemplo hacen, si el chiquito de 5, 6 años, hasta 7, 8, ven que el papá los domingos se va a jugar fútbol o sale a correr, o es maratonista, o hace deporte o nada, lo que sea, ya inculcas en ellos un gusto por eso, lo ven natural, ya buscan un deporte en el cual, también, encajen ellos, es un poco de todo, en realidad.

¿Cuál sería un balance saludable, para un niño, con respecto al aspecto competitivo?

Hay deportes, que el tema competitivo comienza desde muy temprano, como la gimnasia, la natación. El balance está en las capacidades del niño, hay que ver que no se les sobreexija porque también nos olvidamos de que tenga burnout, que es, justamente, que quemó, que ya no quieren. Yo conozco muchos casos de gente que tenía muchísimo talento y que renuncian antes de tiempo porque ya no pueden más.

Lo que pasa es que el papá, a veces, traduce sus propias necesidades, sus propios vacíos en el niño. Yo creo que es recomendable que, año a año, se le vaya re preguntando al chico, ¿oye, estás contento?, ¿qué quieres seguir haciendo? Y es decisión de él elegir, si sigue en la academia, si sigue en el equipo, si quiere seguir entrenando de esa manera.

Entrenar, por ejemplo, salir del colegio e irte a entrenar, competir los sábados y descansar los viernes, no poder salir, etc. Los chicos que no hacen deporte, van al cine, tienen mucho más tiempo para hacer tareas, tienen tiempo para ir a la casa de sus amigos. Y es algo, a lo que el deportista, muchas veces, renuncia, por opción, pero y si a eso le ponemos una carga de “tiene ganar”, “tiene que alimentarse de tal forma”, la presión del padre, definitivamente, termina en un burnout.

¿Cuál debe ser la actitud del padre en las competencias?

Hay varias reglas, en realidad, que se deben cumplir. La primera, definitivamente, uno elige a dónde mete a su hijo y confías en esa Institución. En este caso, en el Club de Alianza, nosotros decimos, antes de comenzar, nosotros tenemos estos valores, los vamos a educar de esta manera, va a haber Escuela de Padres, va a haber orientación vocacional, una formación integral.

El padre que viene acá ya, de alguna manera, está confiando en nosotros. Si nos quiere renovar o no renovar la confianza, hay momentos para hacerlo. Pero, durante la competencia, les hacemos mucho daño a los chicos, cuando presionamos al entrenador o les damos una indicación contraria a la que les da el entrenador.

Muchísimas gracias, Giaccomo, nos ha ayudado mucho tus consejos y ya saben, tranquilos, lo importante es que los chicos disfruten y que el deporte no sea una presión. Gracias.

© 2017 – Giuliana Caccia Arana para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Giuliana Caccia Arana

Giuliana está casada y tiene dos hijos. Comunicadora social (Universidad de Lima) y Master en Matrimonio y Familia (Universidad de Navarra, España), es creadora de La Mamá Oca y autora del libro “Educación en serio. Reflexiones para ser los padres que nuestros hijos necesitan” (Ed. Planeta/Sello Diana). También es Directora del área de Familia del CEC.

View all posts

Add comment

Deja un comentario