Hace algunos años la manera más usual de perder el tiempo era el zapping, pasando de un canal a otro sin quedarnos ningún tiempo significativo y, básicamente viendo de todo, pero no viendo nada. Hoy en día el principal problema es lo que llaman el “scrolling”, básicamente pasar, pasar, pasar…En Instagram, fotos, fotos, fotos, vídeos, foto, foto…En Facebook, un vídeo tras otro, un vídeo tras otro, una frase, una foto, un meme, like, paso, paso, paso…Básicamente, nuestra cultura se ha convertido en una “Cultura del Next”, una cultura de lo que está después, qué más viene, qué más viene…Una cultura donde todo es instantáneo pero, en el fondo, muy pocas cosas son estables y muy pocas cosas permanecen.

Si bien, el que podamos ver un vídeo tras otro o alguna foto tras otra, etcétera, no tiene ningún problema en sí, hay un problema que está detrás de eso y que es muy importante. Por todas esas cosas momentáneas, descuidamos lo esencial, aquellas cosas que no podemos y no debemos descuidar de nuestra vida. Yo quiero darte tres ejemplos que son muy sencillos.

En primer lugar, las relaciones humanas. Cuántas veces antes, por ejemplo, para tu cumpleaños muchas personas te llamaban por teléfono: “¡Aló! ¡Sí! ¡Hola tía!…Claro…No, ¡muchas gracias!…Sí…No…¿Ustedes están bien?”, bueno así, hablábamos por teléfono. Nos llamaban nuestros tíos, nuestros parientes, nuestros amigos. Hoy día basta un comentario en Facebook, un mensajito, un whatsapp…pero, en el fondo, es simplemente un cumplir, mandar, mandar, mandar…Pero no hay una atención real por esa persona y por ser parte de la vida de esa persona. Por eso, pregúntate, esta “Cultura del Next”, ¿no estará, de alguna manera, afectando tus relaciones humanas?

En segundo lugar, te quiero dar otro ejemplo muy concreto. A veces creemos que por ponerle like a alguna campaña de ayuda en el fondo estamos ayudando y, con eso, nuestra conciencia se queda tranquila. Perdona que te lo diga en estas palabras, pero, ¿tú crees que tu like va ayudar a un niño en África a que tenga más alimento? o ¿A que aquellos perseguidos en Medio Oriente dejen de estarlo? Con esto no quiero decir que esté mal poner un “Me Gusta” o un comentario en una campaña de Facebook ¡Está muy bien! ¡Hazlo! Pero si quieres ayudar, comprométete de verdad y haz algo que valga la pena.

Y en tercer lugar, piensa la cantidad de horas al día que destinas a esto. No está mal pasar un rato, como quien se entretiene un tiempo, pero, ¿qué pasa si estás destinando tiempo vital para estas cosas que son superfluas y no las estás usando en algo que debería ser esencial? ¿Sabías que hoy día en Latinoamérica, de los jóvenes de 15 años, más o menos la mitad, pasan más de cuatro horas al día conectados a Internet? Por eso pregúntate si de verdad estás usando el tiempo en lo que es importante ¿Cuánto tiempo al día, por ejemplo, utilizas en tu relación con Dios, para rezar, para estar con Él? ¿Cuánto tiempo al día utilizas en el “scrolling”, en la “Cultura del Next”? Pregúntate esas cosas. No te va hacer mal y ojalá que te ayude a centrar tu vida en lo que es de verdad importante.

¡Qué Dios te bendiga!

© 2017 – P. Sebastián Correa Ehlers para el Centro de Estudios Católicos – CEC

P. Sebastián Correa Ehlers

El P. Sebastián nació en Santiago de Chile en 1982. Desde muy joven se dedicó a la pintura y a la fotografía, habiendo realizado exposiciones de su trabajo en Perú y Chile. Ha publicado dos libros: "El Espíritu del Lugar. Naturaleza y arquitectura en Arequipa", estudio fotográfico sobre la arquitectura y cultura de algunos lugares del Perú; y "Suyajruna", que contiene el testimonio fotográfico y periodístico de 10 artistas populares del Perú, sobre sus orígenes, sus tradiciones, su arte y su religiosidad.
Realizó estudios de arquitectura en la Universidad de Chile, y de filosofía y teología en la facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima.
En la actualidad es capellán de la Universidad Gabriela Mistral, miembro del Consejo Directivo de la Fundación CRECE CHILE y director general del Centro de Estudios Católicos CEC.

View all posts

Add comment

Deja un comentario