Existen diversas formas de aproximarse a la autoridad en una organización. Si bien el uso del poder para ejercer la autoridad no es en sí mismo negativo, puede generar distorsiones cuando es usado en beneficio propio o para afirmarse por encima de los demás. Existen diversos rostros en los que se expresa el abuso de la autoridad, tales como el uso exagerado de la fuerza y maneras en las que se maltrata al personal sea por indiferencia o extorsión de algún tipo.

El líder que ejerce la autoridad está llamado a promover la dignidad de la persona, saliendo al encuentro de las necesidades de los demás, no desde un trono inaccesible, sino con un espíritu oblativo que esté dispuesto a los mayores sacrificios en vistas al bien común. Todo puesto de autoridad debe tener como referente último el deseo de servir y no servirse de los demás. Esta visión del auténtico liderazgo es expresada en el siguiente criterio evangélico: «El que quiera llegar a ser grande entre vosotros, será vuestro servidor…» (Mt. 20,26).

Existen situaciones que ameritan actuar con firmeza, pero nunca faltando al respeto a la persona, guiado siempre por la prudencia y el sentido de justicia. No hay situación, por muy problemática que parezca, que amerite un insulto o una ofensa al trabajador, pues ello daña la relación y es perjudicial en el mediano plazo, aunque momentáneamente parezca eficaz.

[pullquote]Resulta provechoso definir en la organización códigos de conducta y principios orientadores que promuevan una cultura del respeto a la persona, teniendo a su vez mecanismos en los que los trabajadores puedan expresar sus puntos de vista e incluso evidenciar conductas inapropiadas sin temor a represalias de ningún tipo.[/pullquote]

La autoridad no se gana con un nombramiento de un cargo, sino que se logra a través del testimonio de la propia vida que respalda las orientaciones que da a los demás. Aquel que tiene la enorme responsabilidad de ejercer la autoridad tendrá que dar cuentas de la forma como ha usado sus dones y talentos para ayudar al desarrollo integral de las personas que han sido puestas a su cuidado.

© 2015 – Carlos Muñoz Gallardo para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Carlos Muñoz Gallardo

Carlos nació en Santiago de Guayaquil (Ecuador) en el año 1971. Estudió Ingeniería Industrial en el Georgia Institute of Technology, Finanzas y Psicología en la George Washington University, y realizó estudios en Negocios Internacionales en Oxford University.
Ha trabajado durante muchos años en temas de promoción solidaria, a través de la Fundación Acción Solidaria de Ecuador.
Del 2006 al 2008 fue Director de la Promotoría del Instituto de Desarrollo Integral de la Persona; del 2012 al 2014 trabajó en la Dirección del apostolado Provida en la asociación “Opciones Heroicas”; y actualmente es presidente y consultor de Programas de Desarrollo Humano, además de brindar asesorías de responsabilidad social empresarial.

View all posts

Add comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *