«Ámense los unos a los otros como yo los he amado» (Jn 15,12): Parece algo pietista, palabras bonitas, y sin embargo son una clave de vida tremenda. ¡Cómo cambiaría la visión de los políticos si creyeran esto con toda la hondura con que lo dice Jesús! ¡Cómo cambiaría la visión y misión de las empresas si se dieran cuenta que el hombre ha nacido para el amor!

jesus_hookHace ya algunos meses hay algo que me inquieta y me hace reflexionar: La presencia de Jesús en la vida pública.

Casi nadie lo menciona, nadie lo cita. Es verdad que los grandes pensadores tampoco son citados, y quizás podríamos preguntarnos entonces: ¿en qué se basan los comentarios de los políticos sobre el país? ¿En qué se basa un programa de TV o en qué se basa un periódico para poner tal o cual noticia?

También esto es verdad: que, de todas maneras, los grandes pensadores –ya sea desde las universidades o de diversas formas– influyen en la sociedad, y muchas veces me pregunto: ¿y Jesús? ¿Por qué casi nunca se escuchan discursos que tengan a Jesús de fundamento? Y es que nos damos cuenta de que en los periódicos, en la TV, en el cine, en las decisiones políticas, en las empresas, etc. Jesús muchas veces no es el fundamento.

Y así me planteo esta pregunta: ¿es que Jesús no tiene nada que decir en el ámbito público? ¿Es que sus enseñanzas se reducen a una doctrina pietista, para personas que quiere dedicarse a la oración, o peor aún, para cucufatos de golpes de pecho? La respuesta es un rotundo ¡no! ¡Todo lo alejado de quien es realmente Jesús, que ha venido a transformar todas las realidades, y mostrarle al “hombre al propio hombre” ((Gaudium et Spes, 22))!

Así es: Jesús sí tiene algo que decir a la sociedad, y ¡qué cosas!

[pullquote]«Ámense los unos a los otros como yo los he amado» (Jn 15,12): Parece algo pietista, palabras bonitas, y sin embargo son una clave de vida tremenda. ¡Cómo cambiaría la visión de los políticos si creyeran esto con toda la hondura con que lo dice Jesús! ¡Cómo cambiaría la visión y misión de las empresas si se dieran cuenta que el hombre ha nacido para el amor![/pullquote]

«Para que sean uno como nosotros somos uno» (Jn 17,22): ¿Cuántas veces vemos la falta de fraternidad en el tráfico? ¿El egoísmo en el periodismo que más que pensar en el desarrollo cultural de un país, piensan en su lucro? (Ejemplos son los periódicos “chicha” en el Perú que destruyen nuestra cultura). Pero ese no es el sueño de Jesús. Su sueño es que seamos uno, que vivamos la fraternidad universal, la solidaridad pensando los unos por los otros.

Es claro, Jesús no te va a decir la clave para saber la mejor inversión que debes hacer para tu empresa; para eso existen las finanzas y toda la riqueza técnica que tienen. Pero Jesús te da lo fundamental. Te da la visión de la realidad, la clave antropológica que transforma toda realidad que es tocada por el ser humano. Jesús da el fundamento de la vida. Y no es sólo un conjunto de doctrinas, sino es vivir su vida, vivir con Él y en Él. Por eso, para terminar, la clave no es meramente aprender unos contenidos hondos enseñados y hechos vida por Él. La clave es encontrarnos con Él, la clave ¡es evangelizar!

© 2015 – Giancarlo Vera para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Giancarlo Vera

Giancarlo es estudiante de Pedagogía. Dedicó sus primeros años a estudiar filosofía. Actualmente es profesor de filosofía en un colegio, y tiene un particular interés por la evangelización de la cultura y la sociedad peruana.

View all posts

Add comment

Deja un comentario