robot_coverYa se conoce este tema en las computadoras del hogar. Al conectar una impresora, el enchufe y las conexiones son estándares. Y ambos aparatos se entienden sin importar el fabricante.

Es el llamado “Plug and Play“ (conectar y reproducir). Ahora, la tendencia en la Feria de Hannover, Alemania, se llama “Plug and Produce” (conectar y producir). Un concepto que realmente funciona, por lo menos en las pequeñas líneas de producción mostradas en esta convención.

Por ejemplo, la de la empresa Siemens, que consigue llenar diferentes botellas de perfume en distintos sitios e individualizar la etiqueta. Algo impensable para nuestra mentalidad de producción en masa con una sola instalación, un tipo de producto y una etiqueta.

Más rápido hacia el producto

Karlheinz Kaul, de Siemens, aclara que todo se ha desarrollado con un programa propio. “Con la integración de los diferentes módulos de software hemos reducido mucho el tiempo de desarrollo”, comenta el experto.

En el pasado, cada módulo tenía su propia base de datos. A partir de ahora, todo se basará en una nueva plataforma colaborativa llamada TeamCenter. “Así, se podrán usar los datos desde el inicio del proceso. Los que se produzcan en el desarrollo se continuarán usando en el acabado y conseguiremos un modelo continuo de datos mucho más eficiente”, sostiene Kaul.

Grandes compañías como Siemens están en capacidad de resolver por sí mismos los problemas derivados de las conexiones de la Industria 4.0. Sin embargo, para muchas pequeñas y medianas empresas es más difícil aunque sean líderes de mercado en sus respectivos nichos.

Por eso, muchas optan por la colaboración. Como aclara Thomas Weichsel, de la empresa de software Eplan, los diferentes módulos se adaptan al producto y la máquina interpreta las descripciones y analiza qué hacer para producir.

En principio, sería como un zapato: “Se pueden definir diferentes hormas, colores, superficies o tacones. La máquina lo mirará y dirá: Ya tengo todos los datos y tengo la tecnología, así que a trabajar”, explica Weichsel.

¿Eliminará puestos de trabajo?

Aunque esta nueva industria parezca tan perfecta, siempre queda abierta una pregunta clave: ¿terminará la tecnología inteligente con los puestos de trabajo cuando las máquinas puedan decidir por sí solas qué quieren y pueden hacer? La respuesta desde Hannover es un “no” rotundo.

No se trata de una ecuación excluyente, hombre o máquina, sino de la cooperación entre ambos. Wilfried Eberhadt, de la empresa Kuka, lo explica en su stand de la feria, donde pequeños robots están usando destornilladores.

“Hasta hoy, el hombre hacía trabajos como este. Ahora está al lado de la máquina y tiene otra tarea. Se trata de buscar una configuración óptima entre ambos”, aclara Eberhardt.

Precisamente por eso, la Industria 4.0 podría incluso convertirse en una máquina creadora de empleos. Según el estudio de una consultoría de Boston, se esperan unos 390.000 nuevos puestos dedicados a la producción conectada.

Se trata de empleos muy cualificados que plantean nuevos retos a la formación. Pero aún hay tiempo. Los expertos calculan que pasarán todavía unos veinte años hasta que el cambio se haya implantado en las naves industriales.

Blog “El Colector” – Centro de Estudios Católicos CEC 2015 – http://cecglob.com

El Colector

El Colector busca ser un espacio para apreciar tantas cosas que circulan por internet y que muchas veces ni nos enteramos... Es un espacio para compartir, para distraerse, para apreciar lo inapreciado.

View all posts

Add comment

Deja un comentario