bb-4Son dos virtudes que ayudan eficientemente para avanzar en el proceso de reconciliación personal. Se trata de reconocer que se necesita de Dios y su gracia para avanzar y crecer en la santificación y en la apertura al don de la reconciliación en las existencias.

Por ejemplo, vivir la humildad es reconocer todo lo bueno que hay en la vida: las cualidades, lo bien que puede ser ponerlas al servicio de los demás, como un don de Dios; de alegrarse del bien que está presente en la vida, pero sin “bajar la guardia” ante lo que podría alimentar un orgullo más o menos consciente. El humilde no se desanima porque tiene confianza en Dios y una sana desconfianza en sí mismo. Otro aspecto importante de la humildad es la aceptación honesta, tal y como es. Como dice Santa Teresa, “Humildad es andar en verdad”; esto consiste en reconocer y aceptar al ser humano tal como es. Se trata de aceptar la historia personal, la familia que Dios le regaló, la vocación que Dios le dio, la comunidad y la espiritualidad a la que le llamó, los amigos que tiene, etc.

Lo mencionado anteriormente se evidencia hoy en día, cuando no es raro que casi sin darse cuenta la persona se cree “la víctima de las circunstancias”. Con esto se quiere decir que lo más fácil es echarle la culpa a la familia, al superior, al profesor, al amigo, al hermano, al padre ausente, a la madre sobreprotectora, de las cosas que le suceden, antes de asumir la responsabilidad de los propios actos. Y es que hoy está muy difundida la victimización, el creerse y hacerse las víctimas de los otros y de las circunstancias. En el fondo, no se está aceptando que las cosas sucedieron, que se dieron así, que hay cosas que no se pueden controlar. También son muchas las veces que no se acepta que actué de tal o cual manera y no se responsabiliza de los propios actos.

Se trata también de aprender a confiar en Dios, sabiendo que existe un designo Divino y que por alguna razón suceden las cosas; por alguna razón Dios permite que pasen las cosas, porque hoy en día pareciera que no fuera tan fácil cultivar la confianza en Dios, en su plan y en su divina providencia.

Por ejemplo, hace un tiempo en un viaje a los Estados Unidos, tenía que llegar a tres ciudades distintas a dar charlas y talleres. Cuando terminaba las cosas que tenía que hacer en la primera ciudad sobrevino una tormenta de nieve que impidió que llegara a la otra ciudad y, por tanto, no llegaría a una charla y a una entrevista. Podía percibir en ese momento que el Señor me decía: “No es tu Plan, es el mío”, “No es lo que tú quieres hacer, es lo que yo quiero”. Así que permanecí asombrado de la providencia de Dios. Estuve muy alegre de percibir la pedagogía de Dios, educándome en aprender a confiar cada día más en él y su Plan. Percibí que Dios me invitaba a abrirme a su paternidad providente y es que Dios siempre sale a nuestro encuentro, aunque muchas veces yo no me dé cuenta. Es importante descubrir y abrirse a la paternidad de Dios en mi vida, para que de esa manera crezca en amor y confianza en Él.

[pullquote]En este momento, sería muy bueno que usted, lector, se cuestione y pregunte sobre su relación con Dios Padre. A veces se acostumbra a establecer una relación con Jesucristo y se deja de lado al Dios Padre y, en muchos casos, también al Espíritu Santo vivificador. Dios es el Padre providente, amoroso, tierno, dulce, el cual sale constantemente al encuentro, para amar una y otra vez.[/pullquote]

Todos tienen un padre y una madre. Está inscrito en el Plan de Dios que se tenga unos padres determinados. No se eligen, sino que ellos son el medio por el cual se ha sido engendrado, los padres son la imagen de Dios Padre para cada uno, quiera o no, y la relación que se tiene con los padres ayuda a reflexionar sobre la relación con Dios Padre. Cada uno sabe muy bien cómo es su padre y madre, y cómo se ha relacionado con él o ella; no es ajeno para ellos haber vivido relaciones difíciles con sus padres, donde ha habido indiferencias, maltratos, faltas de atención: o bien una severidad y dureza excesivas. Los padres biológicos también son hombres y mujeres frágiles y heridos.

© 2015 – Humberto Del Castillo Drago para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Humberto Del Castillo Drago

Humberto nació en la ciudad de Lima (Perú). Pertenece al Sodalicio de Vida Cristiana, y es fundador y director del Centro de Desarrollo Integral de la Persona Areté.

Actualmente reside en Medellín, Colombia. Puedes visitar su blog en psicologiayvirtud.blogspot.com

View all posts

Add comment

Deja un comentario