almuzara-gEl arquitecto José Manuel Almuzara pasa por Lima para dar una Conferencia sobre el tema que lo ocupa: Antoni Gaudí, el visionario e irrepetible arquitecto que supera al “modernismo” sin dejar de ser actual. No podemos ocultar la fascinación que produce hablar de Gaudí; de sus espacios oníricos y mágicos, de su genio creativo y sus virtudes humanas.

La arquitectura de Gaudí fascina a todo el mundo. Una obra realizada en un momento de renacimiento en Cataluña de las artes plásticas, de la poesía, de la música y de los trabajos artesanales. Conocedor de la tradición estilística y constructiva, de los órdenes arquitectónicos y observador de las leyes de la naturaleza, utiliza un método y una técnica en sus obras que asombra; como los arcos parabólicos equilibrados teniendo en cuenta función, estética, utilidad, y simbolismo.

¿Cómo Gaudí llega a lo más alto?

El encuentro de Gaudí con el empresario Güell fue algo extraordinario a través de un objeto. El Sr. Esteban Comella encargó al joven Gaudí (recién terminada la carrera y con 26 años) un armario-vitrina para la Exposición Universal de París de 1878, donde se presentó un pabellón español. Entre los visitantes asistió don Eusebio Güell a quién impresionó tanto la vitrina que quiso conocer a su autor. Este hecho puso a Gaudí en relación con la alta burguesía catalana y con empresarios importantes como Vicens, Calvet, Batlló, Artigas, Milá, que unido a su buen hacer materializó en obras, ahora visitadas por millones de personas.

Gaudí supera el “modernismo” (art nouveau catalán), distanciándose de la ilusión superficial de la belle epoque…

Colaboró genialmente a la edificación de la conciencia humana anclada en el mundo. Gaudí se sentía un colaborador en la Creación divina muy alejado de la moda, y puso todas sus energías en hacer perfecto y bello su trabajo, utilizando responsablemente las herramientas y los materiales, sabiendo que todo el mundo es útil, aunque no todos con la misma capacidad.

¿Cuáles son las claves en la obra de Gaudí?

  • La naturaleza como escuela. Un ecologista genuino sin ideologías políticas.
  • La naturaleza entendida como escuela de vida, de muerte, de desarrollo, de generosidad y de amor. Gaudí decía que «la creación continúa por mediación de los hombres, el hombre no crea; descubre y toma partido. Los que buscan las leyes de la naturaleza para formar nuevas obras colaboran con el Creador; los copistas no colaboran. Por eso originalidad es volver al origen».
  • La potente simbología de la ornamentación: entre la poesía y el sentido.

El trabajo más extenso de Gaudí es sobre la ornamentación, escrito en 1878: «La ornamentación, para ser interesante, ha de representar objetos que nos recuerden ideas poéticas, que constituyan motivos». Gaudí tenía del arte un concepto de cosa viva, de ahí que su plástica adquiera esa expresión apasionada, que hace que sus piedras dicen siempre lo que él quiere que digan. «Para que un objeto sea bello es preciso que su forma nada tenga que superfluo, sino las condiciones materiales que lo hacen útil…»

  • El misterio atemporal de la Sagrada Familia: «mi cliente no tiene prisa» «No soy yo quien construye la Sagrada Familia, es la Sagrada Familia quien me construye a mi» «El templo de la Sagrada Familia es expiatorio. Eso significa que ha de nutrirse de sacrificios; si no se pudiese nutrir de ellos sería una obra censurable y no se acabaría…»

entgaudi1Estas citas de Gaudí nos hacen comprender su comentario «mi cliente no tiene prisa». En la Sagrada Familia su cliente es Dios, atemporal, eterno, y la Sagrada Familia se basa en el amor y, éste, también es eterno. La Sagrada Familia es atemporal y vigente pues sigue recibiendo miles de visitantes de todo el mundo y las razones vienen de ahí.

Lo tuyo es especial: ¿Cuándo te conectaste espiritualmente con Gaudí?

Nace en mí un entusiasmo por comprender su pensamiento a partir de las explicaciones y el trabajo de muchos como el renombrado doctor Bassegoda y los discípulos directos de Gaudí encargados de las obras en la Sagrada Familia de Barcelona.

Es el simbolismo en la obra de Gaudí lo que me hizo “descubrir” a un hombre que vivió en unidad su pasión por la arquitectura y su vida ejemplar. Oír los testimonios de colaboradores y amigos de Gaudí, y de la experiencia a través de mis explicaciones a Etsuro Sotoo (actual escultor en la Sagrada Familia) me doy cuenta que Gaudí sabe unir fe y arquitectura, lo divino y lo humano.

Estás de paso y es tu segunda vez en Lima…

Vine a Lima en el 2003. Desde que estuve en el Museo de Osma en octubre de ese año hablando de Gaudí ante casi dos mil personas (conservo aun en mi despacho el poster del encuentro internacional organizado por SACRO Arquitectos), no puedo olvidarme del Perú. Ante los asistentes, en la oscuridad de la noche, en el silencio impresionante (noté mi voz emocionada y casi no pude seguir hablando) y conocedor de los esfuerzos de muchos por asistir, para organizar y servir, me sentí conmovido. Recibí más de lo esperado en esa visita. Así se puede entender mi alusión a las palabras de Schuman.

Se dice que Gaudí podría ser un santo y tú ves su proceso de beatificación en Roma; eso lo hace más especial aún…

entgaudi2La vida y obra de Gaudí es un testimonio que manifiesta a través de su trabajo, de su relación con Dios y con su entorno, que la santidad es posible, no como ideal teórico sino como algo cotidiano, algo para todos. En noviembre del 2010 cuando el Papa consagró el templo de La Sagrada Familia, dijo: «Gaudí hizo algo que es una de las tareas más importantes hoy: superar la escisión entre conciencia humana y conciencia cristiana, entre existencia en este mundo temporal y apertura a una vida eterna, entre belleza de las cosas y Dios como Belleza. Esto lo realizó Antoni Gaudí no con palabras sino con piedras, trazos, planos y cumbres». Fue una ceremonia impresionante que recordamos mucho.

Todos los arquitectos tendríamos a alguien a quien rezar pidiendo luz… ¡eso sería genial!

(Risas). En realidad son muchos que acuden a Gaudí para pedir favores; favores en relación a la familia, al trabajo, a la vivienda, a la salud. Recibimos muchas cartas contando cosas y comprobamos que Gaudí intercede y ayuda.

Fíjate lo que nos escribió la arquitecta Lorena Nolte en el Congreso Internacional que hubo en Lima del 2003: «El testimonio de fe y entrega de este querido arquitecto es inspiración para mí, es un punto de partida, es otra oportunidad para empezar de nuevo, como persona y como arquitecto».

Todos miramos maravillados a Gaudí, pero hay que aprender a mirar donde Gaudí miraba.

© 2013 – Álvaro Ballón Mendiola para el Centro de Estudios Católicos – CEC

Álvaro Ballón Mendiola

No hay información biográfica en este momento.

View all posts

Add comment

Deja un comentario