Hoy en Fe y Ciencia les compartimos la vida del médico y científico austriaco Karl Landsteiner. ¡Mira y comparte!

Atraído por la composición de la sangre, llegó a realizar grandes descubrimientos

[inline_related_posts]

Esta es la historia de Karl Landsteiner, quien nació en 1868, en Viena. Era un hombre que tenía un gran ardor por salvar vidas, pero a la vez era muy retraído, reservado y con mucha autocrítica, y que desde joven se había sentido atraído por la composición de la sangre. Quedó huérfano a los 6 años, lo cual lo marcó profundamente; gracias a la devoción que poseía su madre a los 21 años se convirtió al catolicismo. Se casó con una ortodoxa y gracias a su ejemplo también se convirtió al poco tiempo, tuvieron un hijo al cual bautizaron y lo educó con gran amor y devoción a la iglesia.

Estudió medicina en su ciudad natal entre 1885 y 1891, año en el que se graduó. Desde el principio se interesó por los estudios de química, gracias a la influencia de Ernst Ludwig. Durante los siguientes cinco años estudió química fisiológica en laboratorios de Alemania y Suiza con el fin de mejorar su formación en este campo. Durante estos años publicó varios trabajos.

En 1900, escribió un artículo en el que describía la unión que se produce cuando la sangre de una persona se pone en contacto con la de otro. Sugirió que el fenómeno no se debía a la patología (sífilis), como era el pensamiento prevalente en la época, sino que a la naturaleza única de la sangre del individuo.

[pullquote]Un año después, en 1901, demostró la existencia de, al menos, tres tipos básicos de sangre humana que se diferenciaban por el tipo y la cantidad de antígenos que poseían. Landsteiner acuñó los términos A, B y 0 para designar estos tres tipos o grupos sanguíneos distintos. Un cuarto grupo, poseedor de antígenos de los grupos A y B, fue descubierto dos años después por dos discípulos suyos, Alfredo de Castello y Adriano Sturli, quienes analizaron 155 muestras (de 121 pacientes y 34 controles sanos) y descubrieron un cuarto grupo, al que llamaron AB.[/pullquote]

En 1906, Landsteiner y Víctor Mucha introdujeron el uso del campo oscuro como método de diagnóstico para detectar la presencia de la espiroqueta de la sífilis. Mientras estuvo en los laboratorios del Wilhelminenspital empezó a interesarse en la poliomielitis. Esta enfermedad fue la primera de tipo viral del sistema nervioso descrita en la clínica y el laboratorio. Landsteiner estudió su transmisión en los monos.

En 1909 publicó con Erwin Popper Uebertragung der Poliomyelitis acuta auf Affen el carácter infeccioso de la poliomielitis, aislando el poliovirus. Landsteiner también determinó la causa viral de la poliomielitis con una investigación que sentó las bases para el futuro desarrollo de una vacuna contra la polio.

Realizó grandes descubrimientos en la ciencia, los cuales lo llevaron a salvar muchas vidas.

En 1911 fue también profesor de anatomía patológica de la Universidad de Viena. Mientras trabajaba como ayudante en el Instituto de Patología de Viena detectó varias diferencias en la sangre humana, directamente relacionadas con los problemas de rechazo experimentados durante las transfusiones.

Recibió varias distinciones como la Medalla Paul Ehrlich, el premio de la Fundación Han Aronson, la Legión de honor francesa, y fue nombrado doctor honoris causa de las Universidades de Cambridge, Chicago, Universidad Libre de Bruselas y Harvard. También perteneció a varias sociedades científicas como la National Academy of Science, la American Philosophical Society, la Academia de Medicina de Francia, la Real Academia danesa de Ciencias, etc.

Finalizada la Primera Guerra Mundial, las condiciones para seguir trabajando en Viena eran muy difíciles. Decidió marchar a Holanda, La Haya, donde fue contratado como prosector (término médico para referirse a una persona que se encarga de la preparación de las disecaciones)  en un pequeño hospital católico, el R.K. Ziekenhuis. En 1922, se incorporó al Instituto Rockefeller de Investigación Médica de Nueva York,  a donde se trasladó con su familia. Cuando Landsteiner estuvo en La Haya se interesó por los haptenos, sustancias de pequeño peso molecular que por sí mismas no inducen la formación de anticuerpos, pero que unidos a una proteína transportadora como la albúmina estimulan una reacción inmunitaria.

El descubrimiento de este fenómeno fue muy importante para la inmunidad y Landsteiner se dio cuenta de él estudiando las reacciones alérgicas. Posteriormente, cuando ya se encontraba en los Estados Unidos, siguió profundizando en el conocimiento de la inmunidad y de la alergia. Investigó las dermatitis de contacto por reacciones alérgicas a sustancias externas que penetran en la piel. En 1927 Landsteiner y Philip Levine publicaron en los Proceedings of the Society for Experimental Biology and Medicine el trabajo, donde daban noticia del descubrimiento de los aglutinógenos M, N y P.

En el Rockefeller siguió estudiando las bases químicas de la especificidad inmunológica. Gracias a sus trabajos pioneros en inmunohematología se estableció la compatibilidad sanguínea entre las distintas sangres de los seres humanos.

El descubrimiento de los grupos sanguíneos por Karl Landsteiner, del que se cumple el primer centenario en 2016, facilitó la labor de la justicia al permitir los análisis periciales en casos de juicios de paternidad y, lo que es más importante, hizo posible las transfusiones sanguíneas seguras basadas en criterios científicos, evitando los accidentes postransfusionales (hemólisis o destrucción de los glóbulos rojos y lesiones renales) por falta de compatibilidad sanguínea.

Fue uno de los primeros científicos en estudiar los procesos físicos de la inmunidad. En el campo de la ciencia forense, es conocido por su identificación y caracterización de los grupos de sangre humanos, A, B, y O, pero sus contribuciones se extendieron a muchas áreas de la inmunología, bacteriología y patología a través de una prolífica carrera de 40 años. Ayudó a establecer la ciencia de la inmunoquímica.

En 1940, con Philip Levine y Alexander Solomon Wiener continuó profundizando en el conocimiento de los grupos sanguíneos y pronto descubrieron otro grupo de aglutinógenos llamados factores Rh o Rhesus. De fundamental importancia para el crecimiento de la inmunoquímica fue la demostración de que la especificidad serológica de Landsteiner se basa en la estructura química de los antígenos.

Landsteiner marcó un hito en la historia de la Medicina, pero dos médicos fueron los que se disputaron el honor de la primera transfusión exitosa, basado en los estudios que realizó Landsteiner: R. Ottenberg en 1907 en el Mount Sinaí de Nueva York y E. Merlo en la clínica Médica de la Universidad de Buenos Aires en 1914.

Los estudios de Landsteiner permitirán, entre otras cosas, salvar muchas vidas en ambas Guerras Mundiales, donde se realizaron transfusiones de sangre compatible, por primera vez a gran escala. Fue solo cuestión de tiempo para que se redujera drásticamente la mortalidad quirúrgica y obstétrica, y que se abriera el camino a los trasplantes de órganos.

Los hallazgos de Landsteiner permitieron establecer sobre fundamentos científicos sólidos la práctica de la transfusión. Los primeros en realizar transfusiones teniendo en cuenta los hallazgos de Landsteiner fueron George Washington Crile con su método de transfusión directa arteria-vena (1906) y A.R. Kimpton y J.H. Brown que iniciaron la transfusión indirecta mediante la conservación de la sangre en sus tubos parafinados en 1913.

[pullquote]En el año 1930, las aportaciones de Landsteiner obtuvieron reconocimiento internacional de la comunidad científica, cuando fue galardonado por la Academia Sueca con el Premio Nobel de Medicina y Fisiología por el descubrimiento de los grupos sanguíneos en la especie humana.[/pullquote]

Landsteiner llegó a publicar en torno a los trescientos cincuenta trabajos. En 1933 todavía apareció el libro que resumía las investigaciones que desarrolló sobre las reacciones antígeno-anticuerpo: Die Spezifizität der serologischen Reaktionen, que se tradujo al inglés en 1936 con el título The Specificity of Serological Reactions. Alcanzó varias reediciones. Antes de morir revisó la edición ampliada en la que se incluía el capítulo de su amigo Linus Paulig: Molecular Structure and Intermolecularforces.

A pesar de que se retiró oficialmente en 1939, el científico continuó su trabajo en inmunología hasta su muerte, en 1943. Dicen que prácticamente murió en su laboratorio de Nueva York “con la pipeta en la mano”. En su honor, el 14 de junio (día de su cumpleaños) se celebra el Día Mundial del Donante de Sangre.

Fuentes referenciales:

http://www.historiadelamedicina.org/landsteiner.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Karl_Landsteiner
http://www.biografias.es/famosos/karl-landsteiner.html
http://www.revistaecclesia.com/catolicos-y-cientificos-karl-landsteiner-por-alfonso-v-carrascosa-cientifico-del-csic/
Karl Landsteiner: un gigante para el #DíaMundialDelDonanteDeSangre
http://elpais.com/elpais/2016/06/14/ciencia/1465855517_188686.html
https://www.ecured.cu/Karl_Landsteiner
http://www.abc.es/salud/habitos-vida-saludable/abci-karl-landsteiner-descubridor-grupos-sanguineos-salvo-millones-vidas-201606140222_noticia.html

Recopilación y edición de los textos: Claudia Cruzat para el Centro de Estudios Católicos CEC.

Claudia Cruzat

Claudia Andrea Cruzat Riquelme (Santiago de Chile, 1987) es Técnico Nivel Superior Paisajista por el Instituto INACAP y posee diplomados en Doctrina Social de la Iglesia, Sagrada Familia (Pontificia Universidad Catolica) y Liderazgo Católico (Academia de Líderes Catolicos). Gran entusiasta de la naturaleza y la cultura, también es cantante soprano y ha participado en varios coros, como el de la Universidad de Los Andes. Participa desde el año 2004 en el Movimiento de Vida Cristiana (MVC), además de haber prestado servicios en diversas instituciones católicas, como la Pastoral Universidad Finis Terrae, en donde se desempeñó como Encargada de Formación y Jefa de Trabajos Sociales. Actualmente es ministra de comunión en la Parroquia Nuestra Señora de las Mercedes Vitacura. También actualmente es Asistente de Contenido en el CEC, en donde escribe artículos de Ciencia y Fe y Sacramentos.

View all posts

Add comment

Deja un comentario